Embajador argentino en Israel fue condenado a 8 años de prisión por corrupción

El presidente Alberto Fernández aceptó anoche la renuncia del embajador en Israel Sergio Urribarri quién decidió dejar su cargo después de que se conociera la decisión de un tribunal de Juicios y Apelaciones de Entre Ríos de condenarlo a 8 años de prisión e inhabilitación perpetua en un juicio oral y público por el desvío de fondos públicos entre 2010 y 2015.

Urribarri, exgobernador de la provincia de Entre Ríos, expresó desde sus redes sociales que el fallo de primera instancia es una «clara muestra de arbitrariedad, injusticia y atropello al Estado de derecho», por lo que anticipó que apelará con la «convicción de que me asiste la razón», manifestó.

El fallo
La decisión de la justicia fue tomada por los jueces José María Chemez, Carolina Castagno y Elvio Garzón, quienes además le aplicaron al exmandatario provincial una inhabilitación absoluta perpetua para ejercer cargos públicos, y una multa de 180.000 pesos.

La audiencia de esta causa, conocida como «la de las imprentas», inició el 27 de septiembre del año pasado, pero se extendió por al menos seis meses debido a la complejidad de los delitos investigados, a la profusa prueba documental que se va exponiendo en el debate y a la cantidad de testigos previstos.

Ante este hecho, el Ministerio Público Fiscal había solicitado 12 años de cárcel para el actual embajador argentino en Israel por “negociaciones incompatibles con la función pública, peculado e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Los fiscales calcularon una malversación total que superó los 7 millones de dólares.

En el juicio hubo un total de 13 imputados, pero fueron absueltos cinco: el exministro de Turismo, Hugo Marsó; los exfuncionarios de la Unidad Operativa Mercosur, Hugo Céspedes (fallecido durante el proceso) y Gustavo Tórtul; Alejandro Almada y Maximiliano Sena.

Urribarri, quien se encuentra en Tel Aviv, siguió por videoconferencia la lectura de la sentencia e hizo un descargo tras conocerse el pedido de condena en su contra, centrándose en la actuación de la Fiscalía.

“Hemos escuchado la frase ‘dinero de los entrerrianos’. Se ha dilapidado dinero de los entrerrianos en estas investigaciones. Vi algunos gestos… son conscientes del sufrimiento que causaron con el escarnio mediático que promovieron, provocaron daño en estos seis años. Están a tiempo de pedir disculpas”, sostuvo.

También fueron condenados el exministro de Cultura y Comunicación, Pedro Ángel Báez; el cuñado de Urribarri y funcionario del Senado entrerriano, Juan Pablo Aguilera, y su esposa, Luciana Belén Almada; la contadora, Corina Elizabeth Cargnel; los empresarios Gerardo Daniel “Foia” Caruso y Germán Esteban Buffa; Emiliano Oscar Giacopuzzi; y Gustavo Rubén Tamay.