Sólo vacunados con esquema completo podrán viajar a Europa

La Unión Europea (UE) vuelve a imponer restricciones a los argentinos para poder ingresar al continente debido al aumento de casos de coronavirus por el avance de la contagiosa cepa Ómicron.

Con esta nueva medida informada por el Consejo Europeo, cada país podrá pedir un certificado con el esquema completo de inmunización con vacunas que estén aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

«Tras una revisión en el marco de la recomendación sobre el levantamiento gradual de las restricciones temporales a los viajes no esenciales a la UE, el Consejo actualizó la lista de países, regiones administrativas especiales y otras entidades y autoridades territoriales para los que deben levantarse las restricciones de viaje. En particular Argentina, Australia y Canadá fueron eliminados de la lista», indicó un comunicado emitido por el Consejo Europeo.

Argentina había ingresado a la nómina de países seguros el 29 de octubre. Sin embargo, el Consejo revisa cada dos semanas la situación epidemiológica y la respuesta general al Covid-19, así como la confiabilidad de la información y las fuentes de datos disponibles en cada país.

Actualmente, Argentina atraviesa la tercera ola de coronavirus, con un incremento acelerado de casos positivos desde mediados de diciembre provocado por la alta contagiosidad de la variante Ómicron. El viernes pasado se registró un récord en el número de contagios, con 139.853 casos reportados.

«La recomendación del Consejo no es un instrumento jurídicamente vinculante. Las autoridades de los Estados miembros siguen siendo responsables de aplicar el contenido de la recomendación. Solo pueden, con total transparencia, levantar gradualmente las restricciones de viaje para los países de la lista», indicaron desde el bloque.

Las vacunas aprobadas en la Unión Europea por la EMA son las producidas por AstraZeneca, Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson. Adicionalmente, la OMS también aprobó las vacunas de Sinopharm y Sinovac, ambas desarrolladas en China, y las vacunas Covaxin y Covovax, desarrolladas en India.

Ni la EMA ni la OMS han aprobado aún la vacuna de origen ruso Sputnik V, producida por el laboratorio Gamaleya, lo que complicaría el ingreso a Europa del gran número de argentinos inoculados con ella.

El requerimiento de un esquema de vacunación completo para ingresar a países europeos era algo que de hecho ya era solicitado en varias naciones que integran la Unión Europea, por lo que esta recomendación dispuesta por el Consejo Europeo le da un marco formal. Otros países solicitaban un test de antígenos para permitir el ingreso a sus territorios.

Además de Argentina, también entraron a la lista de restricciones Canadá y Australia, donde también se registra un incremento en el número de contagios de coronavirus a partir de la propagación acelerada de la variante Ómicron.

De la región, Chile, Colombia y Uruguay siguen formando parte de la lista de países seguros desde los que se puede viajar sin presentar constancia del esquema de vacunación completa.

Vacunación obligatoria en Europa
En el continente europeo, varios países han comenzado a exigir esquemas de vacunación completos y obligatorios a sus habitantes, lo que generó protestas en varias capitales del Viejo Continente.

En Francia, a través de una ley aprobada el domingo, el Gobierno ha preferido evitar la obligación de vacunarse pero impone en su lugar un certificado de vacunación que será necesario para muchas actividades de la vida social.

Con esa ley, habrá que demostrar tener la pauta completa de vacunación (lo que incluye la dosis de refuerzo siete meses después de las dos primeras inyecciones) para ir a un bar, un restaurante, al cine, a un espectáculo o a un estadio, pero también para utilizar los transportes públicos de largo recorrido (autobuses, trenes, aviones o barcos).


Italia, por su parte, introdujo la obligación de vacunarse para los mayores de 50 años desde el 7 de enero. Además, desde el 10 de enero se pide la pauta completa o haber superado la enfermedad para acceder prácticamente a todas las actividades, desde el ocio hasta los medios de transporte,

En cambio, Alemania terminó en diciembre un proyecto de ley que impone la vacuna obligatoria en sectores laborales sensibles, como geriátricos o sanitarios.

El primer país de Europa en anunciar una vacunación obligatoria para todos los mayores de 18 años fue Austria. La medida comenzará a aplicarse a partir del 1 de febrero, con la amenaza de una multa máxima de 3.600 euros por año.

En Grecia, alrededor de 300.000 griegos mayores de 60 años se verán obligados a pagar una multa de 50 euros por no vacunarse ni programar una cita para hacerlo, ya que este lunes venció el plazo que el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis había dado en noviembre a este grupo etario para que se inocule contra el coronavirus.

Clarín