Lanata: “El sobreseimiento de Cristina es parte de una larga cadena de impunidad”

En su programa PPT Box, el periodista criticó el fallo que favoreció a la vicepresidenta y a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner. Además, afirmó que luego de este fallo “la grieta será más profunda”.
Finalmente, Cristina logró lo que quería: el Tribunal Oral Federal 5 la sobreseyó a ella, a Máximo y a Florencia en las causas Hotesur y Los Sauces. Fue una decisión de los jueces Adrián Grunberg y Daniel obligado. La jueza Paliotti votó en contra.
Obligado ya había dejado libre a Boudou. Grunberg es de Justicia Legítima y, como es subrogante, deja el cargo el 30 de noviembre. Fue su último regalo.
Para los jueces esto será solamente un favor, favor que le devolverán en el futuro con otro favor. Para el país, esto es parte de una larga cadena de impunidad. Todos sabemos que Cristina es culpable, pero está libre. La grieta será ahora más profunda. Solo la justicia podrá sanarnos.
Cristina estaba en silencio desde las elecciones, como muteada. Pero ayer decidió aparecer con otra de sus larguísimas cartas para tomar distancia de un posible acuerdo con el fondo. “La lapicera la tiene el presidente”, escribió.
Criticó a la oposición, a los medios, y sobre el sobreseimiento que la favoreció, no dijo nada: ahí siguió muteada. Antes, Cristina había aparecido por redes sociales en la cena de despedida de las senadoras K que dejan el mandato el 10 de diciembre, y se sacaron una selfie. Parece la foto de fin de año de las clases de zumba.
Mientras tanto, Alberto está canchereando y se hace el que gobierna. Está como los adolescentes cuando los viejos se van de vacaciones y les queda la casa libre para invitar a los amigos.
El riesgo país y el acuerdo con el FMI
Esta semana, el riesgo país alcanzó los 1869 puntos. Un récord desde el canje de la deuda privada. El FMI está esperando que Guzmán presente un plan consistente. Y Guzmán está esperando que Papá Noel le traiga un plan económico antes del 24 a la noche.
Las reservas del BCRA rondan los 6200 millones de dólares: 3700 millones en oro, 2033 millones del remanente en DEG, que se van a usar en un mes para pagar la segunda cuota de amortización del crédito del Fondo, y una tenencia líquida que ronda los 500 millones. Tres empanadas.
Como las reservas se acaban, la última ocurrencia del Central fue prohibir a las tarjetas de crédito vender en cuotas pasajes y servicios al exterior.
Justo un día antes del “Black Friday”, donde las empresas de turismo esperaban recuperar un poco de lo que perdieron los últimos dos años. Es la versión 2021 del “quedate en casa”. Sobre el tema salió a hablar la portavoz, Gabriela Cerruti, y le echó la culpa a Macri.
Por suerte aclaró que es una medida “momentánea”. El problema es que acá las medidas momentáneas son reemplazadas por otras medidas momentáneas, que son reemplazadas por otras medidas momentáneas. Y así.
Después de conocerse la medida del Central y mientras jugaba River, Matías Tombolini, vicepresidente del Banco Nación, se burló en Twitter durante toda noche del cepo. Cuando Tombolini hablaba de tres no sabemos si se refería a los goles de River o a los dólares que quedan en el central.
El viernes, con el quilombo que se armó con la suspensión de la venta en cuotas de pasajes al exterior, en el Boletín Oficial había una sorpresa para los jubilados: el decreto 809/2021, que le sacó 12.000 millones de pesos al fondo destinado a pagarles los juicios a los jubilados.