El sueldo promedio alcanza para comprar un 44% menos asado que en 2019

La consultora Analytica cuantificó la pérdida de poder de compra de los salarios en blanco en la Ciudad de Buenos Aires y mostró que cayó 42% en promedio. El dato es revelador porque los salarios de los empleados porteños, están entre los más altos del país. En el NEA, la caída del salario real sería aún mayor.


El derrumbe del poder adquisitivo del salario, es decir, la caída del salario real, fue cuantificado por la consultora Analytica, que llevó a cabo un relevamiento sobre los salarios promedios más altos del país. Y resumió la magnitud del deterioro de los salarios reales en blanco: el sueldo promedio de una persona con un empleo formal de 40 años de edad en la Ciudad de Buenos Aires compra 42,4% menos yerba, 44% menos asado y 18,4% menos leche que al momento de las PASO de 2019.

De acuerdo con LPO, actualmente con un sueldo en mano de $69.310 se pueden comprar 109,4 kilos de asado, y en 2019 con $45.156 alcanzaba para 196,2 kilos, prácticamente el doble. Asimismo, medido en aceite, el sueldo medio alcanza para 272,7 litros y dos años atrás rendía 394,7 litros.

Y aunque el Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner considere que la inflación obedece a la suba internacional de los commodities, el deterioro también se observa en bienes no exportables como el alquiler, el servicio de internet o el servicio del gas. Con la salvedad siguiente: el precio de los combustibles está regulado por el propio gobierno nacional a través de YPF.

La contundencia de los números refleja una caída del poder adquisitivo desde octubre de 2018 de forma constante, medida en todo tipo de bienes de consumo. No solo los perecederos como los fideos (que solo cayó 0,2%). Sino también en los bienes durables como los televisores y las heladeras (-28% y -20%, respectivamente). Pero también en el salto monstruoso del costo de vida: un alquiler pasó de representar el 49% del salario promedio en 2019 al 81% de cara a las PASO 2021.



Una destrucción del salario real en todo el país y en todos los niveles
Lo que estos números dejan entrever, es que hay un desplome del resto de los salarios. Tanto de los que están en la economía informal como los que están en la economía formal, pero en el interior del país. Al fin y al cabo, los salarios de la Ciudad de Buenos Aires son de los más altos de todo el país.

“El tema de fondo es que el salario real desde octubre de 2018 ha sido permanentemente declinante sacando contados momentos. Lo interesante de este análisis es que lo hicimos con la Ciudad de Buenos Aires, que es el ingreso más alto del país, y lo estamos replicando en todo el territorio y en unos días más vamos a tener los números. Pero lo que vemos es que ha sido muy duro. En especial si tenemos en cuenta la otra ‘grieta’ que nos atraviesa como sociedad que es la que hay entre los que tienen empleo en blanco y los que no”, explicó el director ejecutivo de Analytica, Ricardo Delgado, a LPO.

En materia de capacidad adquisitiva de los salarios, el comparativo con otras PASO pone, a este año casi a la par de las primarias de 2015. Por entonces, se podía comprar un 15% más de yerba y un 12,3% más de asado. Pero un 25% menos de fideos. En ese entonces, el oficialismo llegó a ser primera mayoría, pero no le alcanzó para la continuidad en el Poder Ejecutivo.