El gobierno se comprometió a construir el nuevo edificio del BOP 112 y se levantó la protesta

Finalmente, tras dos días de manifestaciones frente a la escuela de San Miguel, las autoridades educativas de la provincia firmaron un acta acuerdo comprometiéndose a iniciar las obras del nuevo edificio prometido en 2017. Además rubricaron los padres que protestaban juntos a sus hijos, alumnos del secundario Bop 112 que funciona en ese establecimiento. En representación del gobierno provincial, firmó el arquitecto Sergio Alfonso, Director de Infraestructura de la Unidad Sectorial de Coordinación y Ejecución de Programas y Proyectos Especiales del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Misiones. Cabe recordar que es año electoral y el intendente encabeza la lista de precandidatos a diputados nacionales, por lo que este asunto no podía quitarle votos y debía ser resuelto de inmediato por la Renovación. 

No obstante, de no cumplirse el compromiso firmado por el gobierno, en septiembre los padres y alumnos volverán a interrumpir las clases retomando la protesta, anticiparon.

En horas del mediodía de este jueves, padres, alumnos y docentes del Bop 112 del barrio San Miguel de Oberá iniciaron una protesta frente al establecimiento exigiendo al gobierno provincial mejores condiciones para que sus hijos puedan recibir clases, la construcción de un edificio cuya demora lleva 4 años y todo el equipamiento necesario, dado que actualmente ocupan las instalaciones de una escuela primaria en el barrio. La misma además es constantemente atacada por vándalos del barrio que destruyen las ventanas. 

Cansados de la precariedad en que sus hijos reciben la formación institucionalizada y de las promesas incumplidas, decidieron manifestarse y exigir a las autoridades la inversión que corresponde. Este viernes volverán a manifestarse en el horario en que funciona el secundario, es decir durante la tarde. 

En ese sentido, una docente del establecimiento contó que los padres fueron convocados para reunirse en las oficinas de IPRODHA, el viernes a la mañana, a fin de que se le entregue una estufa y se reparen las ventanas “para que puedan soportar este clima”, señaló. 

No obstante, el reclamo central es el nuevo edificio. Además indicó que por protocolo de Covid, “se tienen que dar clases con corriente, o sea con puertas y ventanas abiertas. De todos modos, nosotros nos vemos forzados a tener en algunas aulas las ventanas abiertas, porque ni siquiera tenemos vidrios”, aseguró respecto al establecimiento actual en San Miguel. 

La docente precisó que “ya tenemos el terreno que está pegado a la Quinta (sobre la avenida Yerbal Viejo); y el edificio en el 2017 salimos beneficiados en un plan nacional y ahí comenzó un litigio porque habían dos empresas que se disputaban la construcción, en 2019 se libera ese problema y lo último que tenemos es la presentación de una nota al gobierno a principios de este año, donde nos especificaban que a partir del segundo semestre del 2021 comenzarían las construcciones o lo que fuera”, pero hasta la protesta iniciada el jueves, no habían noticias de la construcción, aseveró.