Crece la falta de segundas dosis de Sputnik V y el Gobierno apuesta a la producción local

El viernes 2 de julio, el Gobierno celebró el arribo a la Argentina de 1.141.000 dosis de la Sputnik V, el cargamento más grande que se transportó en un solo vuelo desde que comenzaron los envíos desde Moscú, Rusia. Todas las vacunas que llegaron sobre el final de esa semana eran dosis 1, lo que acrecentó aún más la brecha entre los que recibirán el primero de los componentes y los que deberán completar -en un futuro- su esquema de vacunación con el segundo suero.


La falta de segundas dosis de la Sputnik V es una de las cuestiones que más preocupa al Gobierno, que ante las dificultades para hacerse del componente 2 de esta vacuna comenzó a analizar la posibilidad de combinar ese suero con otros como el de AstraZeneca o Sinopharm.
Según cifras oficiales, hasta el momento arribaron al país un total de 11.265.830 vacunas Sputnik V, de las que 9.375.670 corresponden al componente 1 y 1.890.160 al 2, es decir, que son 7.485.510 las personas (entre los que ya se vacunaron y los que lo harán) que deberán recibir el segundo suero para completar sus esquemas de inoculación. No todas deben hacerlo de manera urgente, aunque en el Gobierno aceptan que ya hay unas 700 mil personas que tienen vencida la ventana de 90 días entre cada aplicación.
De esta forma, si los próximos envíos de Rusia siguen siendo de dosis 1, la brecha se agrandará aún más por lo que en el Gobierno colocan toda la atención en el envasado local de las dosis 2 que realiza desde el lunes el laboratorio Richmond, propiedad de Marcelo Figueiras, que alcanzó un acuerdo con la Federación Rusa para llevar adelante la producción del suero.
El propio directivo de la compañía había adelantado que desde este lunes comenzaría la producción local del segundo componente. En una primera tanda serían 150 mil las dosis previstas, que luego quedarán a la espera del aval del Instituto Gamaleya de Rusia para ser distribuidas en las provincias. La fermentación del componente 2 de la Sputnik V es más complejo que el 1, lo que genera demoras en la entrega de este suero.
“El componente dos es más difícil de producir que el uno. Hay un tema productivo y de escala”, reconoció Figueiras la semana pasada en una entrevista con Radio 10. “Tenemos previsto el arribo de otros 560 litros que nos prometieron que van a permitir producir casi un millón de dosis”, agregó el presidente del laboratorio.
La necesidad de completar los esquemas de vacunación se aceleró en las últimas semanas ante la aparición de la variante Delta de coronavirus que amenaza a la Argentina y al mundo. El país ya detectó cinco casos de personas que aterrizaron en Ezeiza con ese linaje, aunque lograron ser aisladas para cortar la circulación comunitario del virus. Esta cepa llevó a la Casa Rosada a tomar la decisión de permitir el ingreso al territorio nacional de solo 600 personas que llegan desde el extranjero.
Comienzan las pruebas de combinación de vacunas
La Ciudad de Buenos Aires arranca hoy las pruebas de combinación de vacunas contra el coronavirus. Se trata de un estudio que analizará si la dupla de Sputnik V con dosis de AstraZeneca y Sinopharm es segura y genera los anticuerpos adecuados para luchar contra las diversas variantes del COVID-19.
Aunque el análisis se efectuará sobre unas poco más de 200 porteños, ya se inscribieron más de 5000 voluntarios de acuerdo a cifras oficiales a las que accedió este medio. Las autoridades del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta esperan que en el lapso de un mes ya se tengan los primeros resultados.
Durante los primeros 14 días se realizará un seguimiento sobre el voluntario para determinar si tuvo reacciones adversas leves, moderadas o graves. “Los estudios realizados en el mundo demuestran alta efectividad de la combinación de vacunas. Entendemos que no habrá efectos graves pero en caso de que ocurra se atenderá cada caso en particular. Por eso centramos el estudio en 200 o 250 voluntarios, para poder hacer un seguimiento concreto de cada caso”, explicó un funcionario porteño a TN.com.ar.
A partir del día 21, se analizará la inmunidad de la persona que recibió una segunda dosis de AstraZeneca o Sinopharm para determinar si generó un nivel de anticuerpos adecuado, tal como ocurriría si hubiese recibido el segundo suero de Sputnik V.