Los trenes de carga volvieron a manos del Estado y los privados deberán pagar un peaje

El Gobierno tendrá una mayor intervención en el sistema ferroviario con el control de todos los trenes de carga y el transporte ferroviario de pasajeros. El Ministerio de Transporte dio el primer paso este lunes al rechazar la extensión de las concesiones del servicio de carga de Ferroexpreso Pampeano, Nuevo Central Argentino (NCA) y Ferrosur Roca, con un volumen de tráfico del 70% del negocio.

Según la resolución publicada en el Boletín Oficial, la operación de las tres líneas -las últimas que estaban en manos privadas- pasarán a manos del Estado con la gestión a cargo de Trenes Argentinos (Belgrano Cargas y Logística), mientras la administración de la infraestructura correrá por cuenta de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias estatal (ADIF).

La idea del Gobierno es avanzar ahora en un sistema inspirado en el “open access” europeo, por el que los privados deberán pagar un canon o peaje por el uso de las vías con sus propias locomotoras y vagones, y el Estado podrá alquilarles el servicio a las empresas interesadas haciéndose cargo el sector público de las obras de mantenimiento.

“No es una estatización, no estamos continuando la prórroga de las concesiones, el Estado retoma el servicio con la salvedad de que privados que usan pueden seguir usándolas pagando un canon o un peaje porque al fin y al cabo hacemos todas las obras de infraestructura y no es beneficioso para ninguno de los argentinos que paga impuestos”, señalaron desde Transporte.

La medida afecta a Ferroexpreso Pampeano, en manos del Grupo Techint y Sociedad Comercial del Plata. Como el contrato vence el 31 de octubre de 2021, el Gobierno decidió aplicar una prórroga especial hasta el 30 de junio del año próximo para lograr una transición efectivo en el corredor Rosario – Bahía Blanca.

Tampoco se renovará el 21 de diciembre de 2022 la concesión de la línea Mitre de cargas, a cargo de NCA y que opera la Aceitera General Deheza (AGD). Y lo mismo ocurrirá el 10 de marzo de 2023 con Ferrosur Roca, la operadora de la línea Roca -excepto el tramo entre Altamirano y Miramar y el servicio urbano- cuyo principal accionista es Loma Negra. Estas dos empresas serían las más perjudicadas, ya que el grueso de su tráfico es producción propia de granos e insumos para la construcción, en cada caso.

Las concesiones fueron adjudicadas con contratos por 30 años después de la privatización de la vieja Ferrocarriles Argentinos en la década del ´90 y la división de la red ferroviaria en diferentes concesionarias. Durante la gestión de Guillermo Dietrich, las compañías solicitaron la prórroga del contrato por un período adicional de 10 años, sin lograr avances.

Ahora, finalmente, el Gobierno rechazó esa alternativa tras conocerse los resultados de un informe de la Comisión Especial de Renegociación de Contratos. Allí, se concluyó que las concesiones arrojaron “un balance negativo en términos de estado de la infraestructura (velocidad y ramales perdidos)”, por lo cual “el papel de los actores privados debe circunscribirse a la operación de las cargas que consigan”.

Pero en el sector privado relativizan el argumento oficial. “Los privados invirtieron mucho en rehabilitar locomotoras, vagones, instalaciones de acceso a clientes y tecnología para manejar los trenes, y lo que hicieron lo mínimo en vía férrea fue porque la inversión es enormemente costosa”, explicó Juan Pablo Martínez, ingeniero y ex gerente de planeamiento de Ferrocarriles Argentinos.

El proyecto del “open access” ya estaba en discusión durante la gestión del secretario de Transporte, Ricardo Jaime, procesado por supuestos sobornos. Después de su salida del gobierno de Cristina Kirchner y la tragedia de Once en 2012, el ministro de Transporte Florencio Randazzo estatizó el Belgrano Cargas y los servicios de pasajeros de la línea Mitre y Sarmiento.

Luego, en abril de 2015, se sancionó el régimen del acceso abierto con la Ley 27.132, pero quedó virtualmente paralizado. Y volvió a tomar impulso durante la gestión de Mario Meoni, quien tras su fallecimiento fue reemplazado por el actual ministro de Transporte, Alexis Guerrera, un hombre también ligado a Sergio Massa que ahora buscaría avanzar por el mismo carril.

La otra medida en camino será la finalización de las prórrogas de las concesiones de pasajeros de Ferrovías y Metrovías en las líneas Belgrano Norte y Urquiza. “Seguramente se va a asumir la operación desde Trenes Argentinos, no se va a hacer alquiler de paso, sino que las formaciones vuelven al Estado”, anticiparon fuentes oficiales.