El Gobierno acordó la compra de las vacunas monodosis del laboratorio chino Cansino Bio

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, confirmó que el Gobierno alcanzó un acuerdo con el laboratorio de origen chino Cansino Bio para la provisión de más vacunas contra la COVID-19, las que se sumarán al plan de inmunización que lleva adelante el Estado nacional.

«El gobierno nacional alcanzó un acuerdo con el laboratorio de origen chino Cansino Bio para la provisión de más vacunas contra la COVID-19», dijo el ministro coordinador en diálogo con Télam.

En sus declaraciones y ante la consulta de esta agencia, Cafiero resaltó la importancia de la adquisición de estas vacunas elaboradas por el laboratorio chino que se encuentran «en la fase 3» de desarrollo, en la que se prueba su eficacia y seguridad.

Agregó que la vacuna del laboratorio chino ha sido «testeada también en Argentina durante los últimos meses», con la participación de la Fundación Huésped.

El laboratorio Cansino Biologics tiene una amplia trayectoria en el desarrollo de vacunas y en el 2017 ya había desarrollado una inmunización contra el ébola, un virus letal que apareció en 1976 y que tiene una alta tasa de mortalidad.

La vacuna de Cansino facilitará el desarrollo de la campaña de vacunación ya que se aplica con una sola dosis y se almacena con una temperatura entre 2 y 8 grados, es decir, que no requiere congelación, lo que facilita su logística.

Negociaciones
Más temprano, en una entrevista radial, el ministro coordinador sostuvo que se realizan gestiones con varias empresas farmacéuticas, muchas a buen ritmo, y confirmó el acuerdo con la empresa china.

«Cerramos la semana pasada con Cansino que es otro laboratorio, donde también el ensayo clínico se hizo aquí en Argentina de la fase 3 durante el año pasado», señaló en diálogo con Radio La Red.

Al respecto, fuentes de la Casa de Gobierno adelantaron a Télam que se está «a la espera de firmar el contrato próximamente» pero se evitaron precisiones sobre cantidad de dosis adquiridas y plazos de entrega.

En la entrevista que concedió esta mañana, Cafiero explicó que, mientras se restringe la circulación de personas para bajar los contagios, se continúa con la campaña de vacunación y destacó que desde el último domingo llegaron al país más de 2,5 millones de vacunas.

Entre otros puntos, ratificó que llegarán más en los próximos días desde México y Rusia, entre ellas Sputnik V componente 2 «para ir cerrando esquemas de vacunación».

«Cuando llegan vacunas, la gran mayoría tiene esperanza, pero hay una minoría que tiene odio. Son minorías vinculadas a Juntos por el Cambio o al PRO que están permanentemente generando dudas, un discurso de odio que se manifiesta en las calles. Siembran odio; cosechan odiadores», afirmó.

Respecto de las negociaciones con laboratorios para la adquisición de más dosis, Cafiero reiteró que «Pfizer exigió condiciones que no se amoldaban a la ley que votó el Congreso» y que la palabra «negligencia» que figura en la norma «siempre fue una dificultad para avanzar en esa contratación».

Además, cruzó a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y dijo que «es mentira que había 13 millones (de vacunas Pfizer) para traer a la Argentina» y que el Gobierno las rechazo, como insiste en señalar la dirigente opositora.

Baja en la circulación
Por otra parte, y en lo que refiere a las restricciones, Cafiero dijo que la baja de circulación de personas «es notoria» y, tras dar subrayar ese indicador, afirmó que las medidas dispuestas por el Gobierno nacional «se están cumpliendo» y que son más «los que se cuidan y cuidan a terceros, que los pocos que buscan atajos o de negar la pandemia».

Tanto los datos de circulación vehicular como los arrojados por la tarjeta SUBE muestran una movilidad «muy baja» en los últimos días, especialmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y en los accesos a la Ciudad, explicó el funcionario.

«Hay un acatamiento muy mayoritario. Son más los que se cuidan y cuidan a terceros que los pocos que buscan atajos o de negar la pandemia. Sirvió mucho la toma de decisiones acompañadas por los gobernadores y por el jefe de Gobierno (en referencia al porteño Horacio Rodríguez Larreta); eso facilita la coordinación de los controles y hace efectiva las medidas», afirmó en declaraciones a Radio La Red.

El ministro coordinador recordó que, después del domingo 30, cuando vencen las restricciones actualmente vigentes, «se sigue con las medidas del semáforo epidemiológico» que rigieron entre el 1 y el 21 de mayo pasado.

«Nosotros tenemos una serie de parámetros objetivos, donde se detallan las actividades que se suspenden y que son los que se están debatiendo en el Congreso», afirmó Cafiero y recordó que las jurisdicciones pueden sumar medidas restrictivas, pero no evitar las dispuestas por el Decreto de Necesidad y Urgencia.

En ese sentido, se refirió a la intención de reponer las clases presenciales ya anunciada por el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta: «Según la normativa nacional, hay que ver en qué situación epidemiológica está la Ciudad. Si está en alarma, las clases deberían ser virtuales», dijo.

La ciudad de Buenos Aires fue el único distrito que, ante la suspensión de la presencialidad dispuesta para la actual etapa de restricciones, optó por suspender completamente las clases, una decisión que cosechó críticas de autoridades nacionales y gremios docentes, entre otros sectores.