Bondar sobre el boleto gratuito para jubilados: “eso un Defensor del Pueblo lo logra en 5 minutos”

Así lo afirmó el candidato a Defensor del Pueblo de Oberá, Roberto Bondar.

Es el primer recambio de ese cargo en Oberá. El especialista en Derecho Penal Roberto Bondar encabeza el sublema “Activar” de Juntos por el Cambio Oberá, ofrecimiento que aceptó sin miramientos debido al ascendiente peronista del grupo activar donde el puertismo es protagonista y en el que se identifica. Lo acompaña como candidata adjunta Giselle Evelyn Otazú. En esta entrevista exclusiva, se abordaron temas de profunda sensibilidad social y política, y Bondar promete una posición activa en el rol para el que se postula tras cuestiones que quedaron sin saldar en estos años de gestión de la Contadora Nittmann. Muchas cosas por mejorar en esta oficina de acción administrativa y jurídica que deben ser cambiadas por imperio de la Ley, dice entre otras cosas.


La entrevista.
-¿Qué diferencia hay entre concejal y Defensor del Pueblo, y de qué le sirvió a Roberto Bondar, haber sido edil de Oberá?
-El concejal tiene la función de proponer y de crear normas y el Defensor del Pueblo el de proteger los derechos e intereses de los vecinos de nuestra ciudad ante arbitrariedades constitucionales del Poder político; por ello es un cargo técnico jurídico netamente administrativo al que se llega mediante un mecanismo político donde los obereños van a tener que decidir por medio del voto. Dicho esto, hay que considerar que las soluciones van a ser únicamente administrativas y judiciales, y es fundamental no confundir estos poderes y atribuciones con actos políticos que son facultad de los concejales o del Departamento Ejecutivo Municipal ya que no son judiciables. En cambio, cada uno de los problemas que llegan a la Defensoría del Pueblo deben ser abordados por el Defensor, como abogado del Pueblo. Por ende, los casos que atienda son judiciables y administrativos.
-Qué puede hacer un Defensor que no puede hacer un Concejal?
-Mucho… partiendo de que el Defensor es el abogado del Pueblo cuya misión fundamental es solucionar todos aquellos problemas y arbitrariedades de naturaleza constitucional que no los puede hacer el concejal o el Departamento Ejecutivo Municipal. Esto va desde la obtención de la licencia de conducir o carnet de conductor, o la representación oficial ante el Tribunal de Faltas si un contribuyente apelara a la figura del Defensor porque dicho Tribunal es un ente recaudatorio municipal.
Otro ejemplo es el que se desprende de la situación actual sobre la tercerización del cobro de tasas contributivas donde el Defensor del Pueblo tiene absoluta competencia en la defensa de los intereses de los contribuyentes obereños. Es claro que tanto la intendencia como el Concejo Deliberante pueden implementar una tercerización como la que se pretende, pero luego tendrán que responder por ese hecho ante el Juez Civil y Comercial que corresponda. Este es uno de los temas que incluyo en mi eje de propuestas: judicializar la tercerización de cobro de tasas contributivas en Oberá. También tenemos cada uno de los problemas conocidos de una empresa de servicios públicos que por negocios turbios siempre termina ganando la conseción del servicios público al que se dedica. Me estoy refiriendo al transporte urbano de pasajeros, cuestión llamativa, partiendo de que los actuales concejales no quieren que exista disputa o competencia en la concesión de ese vital servicio. Es un tema de absoluta incumbencia de la Defensoría del Pueblo ya que ésta debe defender a los ciudadanos y habitantes contra prácticas monopólicas sobre las que son claras a la vista de nuestra Constitución Nacional… Es necesario permitir la competencia, ya que el resultado final beneficiará a la ciudad con mejores servicios y mayor razonabilidad tarifaria para los usuarios; amén de que los choferes de transporte urbano de pasajeros también podrán elegir en qué empresa trabajar. Hay un amplio abanico técnico jurídico que puede ser desplegado por el Defensor del Pueblo.

 

-El Defensor del Pueblo debe provenir de la rama del Derecho?


-Para mí no hay duda de que debe ser así; pero además, siempre es importante quien se postula. Al respecto siempre pongo el ejemplo de nuestros Profesores que nos llenan de orgullo toda vez que demuestran que la persona es más importante a que simplemente tenga un título universitario; o cuando hablamos de pescar: para pescar es secundario el equipo de pesca, sino que lo primordial es saber pescar. Y hay muchas anécdotas al respecto. La Defensoría del Pueblo que me propongo desenvolver, es la de ser el intermediario que mejore la vida de toda mi conciudadanía. La constitucionalidad de los actos políticos son el límite de los gobernantes y comprenderlo aumenta la calidad de vida tanto institucional como ciudadana.


-El artículo constitutivo de la figura de Defensor del Pueblo habla entre otras cosas, de la intervención de ese funcionario ante cualquier omisión del Estado Comunal de los derechos constitucionales de los habitantes de la ciudad: ¿Qué ha omitido, según se advierte, la intendencia de Oberá en lo que no actuó la Defensoría del Pueblo hasta ahora?


-La Defensoría del Pueblo que vence mandato este año, tendría que haber tenido durante toda su gestión una acción activa, no pasiva como demostró. La gestión de gobierno en lo que va de la pandemia (cosa que cuestiono fuertemente) es una clara muestra de la acción pasiva de la actual Defensoría del Pueblo. Al respecto voy a decir que cualquiera sea el resultado de las elecciones para Defensor, la decisión de asegurar los beneficios de la libertad no pueden postergarse por más tiempo, ya que la salvación del habitante obereño no dependerá del engaño a sí mismo o de otros. Ese es el motivo que me impulsará como Defensor del Pueblo a tener gentileza, amabilidad y gallardía hacia quienes lo merecen, en lugar de un apego malgastado en ingratos y desagradecidos. Entonces debemos abrir los ojos para que todos podamos ver, ya que los obereños tienen un porcentaje importante de mentes enmohecidas hasta ahora, pero estoy convencido de que esto llegó a su final.

-¿El Defensor del Pueblo ejerce también una función fiscal?


-Es cierta esa afirmación. No puede no haber hechos de corrupción. Los hay y sabemos todos cuáles son: tuvimos un intendente que se vanagloriaba de poseer 70 propiedades inmuebles en la ciudad de Oberá y otro tanto en Brasil, entonces la función del Defensor del Pueblo, y como abogado del Pueblo, en su función judicial, no voy a permitir ningún acto de corrupción, por lo que estas mentiras populares van a desaparecer. Hay que triunfar sobre ello y una victoria en ese sentido debe ser una característica de nuestra propia vida y existencia como obereños. En mi época de estudiante, los de mi generación y anteriores sentíamos orgullo de ser obereños, cosa que se ha perdido. Debemos recuperar los principios y valores de nuestros ancestros para que Oberá ocupe el lugar que se merece.

-El Defensor del Pueblo, en su mandato hasta ahora, ¿pudo haber actuado sobre ambigüedades de la Carta Orgánica municipal?

-En principio abordar ese tópico no corresponde al Defensor sino a los Convencionales Constituyentes, pero es tan visible la necesidad de los obereños que muchas veces tratamos de endilgar a la Defensoría del Pueblo, funciones legislativas que no le competen. Ante esa indignación deberían ellos contestar sobre su incapacidad para hacer algo coherente. Por eso debemos cambiar, ya que no nos queda otra solución. Caso contrario los corruptos terminarán ganando.

-…Por ejemplo el derecho al boleto gratuito para jubilados o de la tercera edad?

-¡Pero por supuesto! si hubiese habido competencia por el servicio, eso un Defensor del Pueblo lo logra en 5 minutos. O cuando tienen que conseguir descuentos por los que hacen largas filas ante el servicio monopólico es materia del Defensor, pero… hay que atreverse ante el poder de los concejales, del propio intendente y al del de la empresa concesionaria, en este caso Capital del Monte. En otras ciudades el transporte público no sólo es mejor, sino que tienen beneficios que no tiene Oberá.
-¿Por qué hay confusión en derredor de la figura del Defensor del Pueblo, qué se confunde?
-En esta elección creo que la confusión cambió, porque veo necesidades insatisfechas en los propios obereños al no encontrar en la política, una solución; entonces hay una elección como ésta y quieren que las soluciones lleguen automáticamente. Hay que tratar de resolverlos por todos los medios, absolutamente, pero estos problemas tienen que tener sus responsables de una vez y para siempre. Y estas elecciones son propicias para no votar a candidatos que no tienen la idoneidad necesaria para el cargo al que se postulan. Es momento de cambiar nuestro razonamiento hacia la política y prepararnos para lo que viene. Y vienen los juicios por jurado. Y viene la figura del Fiscal electo popularmente si es que queremos ingresar, y yo creo que sí, al siglo XXI.
-Existen la Defensoría del Pueblo de la Nación, de la Tercera Edad y otras de similar magnitud, algunos sin funcionar: ¿estamos ante un punto de inflexión con la figura del Defensor del Pueblo municipal?


-Como afirma el Doctor José Domingo Fabio, a la luz de la Constitución Nacional de 1853 y su reforma en 1994, la Argentina paso de ser un país Federal a uno Unitario. Hoy para la elección de Presidente, que es Distrito único y elección Directa, la Ciudad Autónoma, el conurbano y una provincia pueden elegir al Jefe del Estado tomando en cuenta tanto su cantidad de habitantes como sus territorios como provincias dentro de la provincia, lo que plantea una gran duda sobre lo avanzada o no de nuestra Constitución de la Nación Argentina. Dos ejemplos claros sobre el lugar en el que estamos parados es observar la Constitución del Reino Unido, que es una monarquía constitucional, y la de los Estados Unidos de norteamérica, que por exiguas que parezcan en volumen, sus ciudadanos y gobiernos las cumplen. Cosa que no ocurre aquí con un andamiaje legal de Derechos y Garantías plenas y paradójicamente cada vez menos vivible. Como sostiene Santiago Kovadloff: Argentina no es aún un país, todavía es un proyecto…” y tiene razón, algo nos está faltando. Llegó el momento y hay que cambiar. Por caso, Eladio Evaristo Villaverde fue, guste o no, el intendente que insertó a Oberá en el Siglo XX, y después de él Oberá ha venido estancándose. En la era del conocimiento, la información y la tecnólogía y el momento de la computación quántica, estamos en situación de ingresar al Siglo XXI a través de los Derechos, por lo que no podemos permitir que cualquiera que te haya hecho un mal deliberadamente, o un daño y se salió con la suya, vaya a quedar impune. Debe pagar por ello. Y tenemos esta figura del abogado del Pueblo que puede hacer mucho y todo por los derechos de todos los obereños. “Describe tu aldea y serás universal” decía León Tolstoi.


-¿Cómo el Defensor del Pueblo puede educar a su sociedad en medio de un mar de información?


-Yo te afirmo que la Educación hoy está en problemas. No soy el único que sostiene que en la actualidad hay una enorme mayoría de Profesores que no son lo que solían ser nuestros Profesores de antaño. El propio Favaloro lo describe cuando habla del esfuerzo para educarse bien y el fomento del pensamiento crítico que nos falta… hoy la Educación está en crisis y prácticamente en manos de los periodistas y los medios de comunicación; pero también tenemos que tener nosotros, los padres, la responsabilidad de dirigir a nuestros hijos. Es eso… o vendrán con un papel que en su parte de atrás tenga un cartelito que rece “In God we trust” (en Dios confiamos), adelante de color verde y nos van a terminar comprando a todos. Perdemos o nos enfrentamos para ganar esta guerra. Es taxativo.


-¿Cómo debería haber actuado desde su implementación de Defensor del Pueblo ante crímenes contra la sociedad como el narcotráfico y el narco menudeo, o los delitos contra el medio ambiente?


-La Defensoría del Pueblo desde el vamos debería haber sido un elemento directo entre los vecinos, que son los que sufren, y los jueces. Ahí radica la importancia de la Defensoría del Pueblo: presentarse ante el magistrado federal demostrando personalidad e intelectualidad para desenmascarar a quienes forman parte de la fuerza pública que lideran organizaciones delictivas de ese tipo y que contratan a personas adictas que hacen invivibles algunos barrios de nuestra ciudad. No se le puede pedir a los vecinos que tengan un acto de valentía ya que no les corresponde, pero hay que organizarlos y acompañarlos para encontrar la solución de este creciente problema en una ciudad donde hace rato dejó de ser de tránsito de la droga, para ser ciudad de consumo. Lo digo como especialista en Derecho Penal, pero no solo yo. Cualquiera que lo haya observado sabe quiénes venden, el precio y la hora que comienza y termina la distribución y venta. Está en nuestras propias manos elegir el camino, porque tenemos que tomar en cuenta que nosotros somos los buenos, no los otros…


Aunque no es de mi agrado pleno, el profeta Ezequiel decía que hemos llegado el momento en que lo bueno hoy se transformó en malo y no es así. Nosotros somos los que no tenemos que permitir que lo malo se transforme en bueno.


-Haber sido concejal de Oberá una vez, ¿significa una carta fuerte, de cara a que ya hay más conocimiento sobre su persona?


-Recuerdo que siendo concejal llevé adelante uno de los debates más interesantes en su momento y al final tenía razón, pero el único título de importancia en mi vida es el de Abogado egresado de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y Políticas de la Universidad Nacional del Nordeste en la cual no me regalaron absolutamente ninguna materia; y mi carrera como profesional, obviamente. Hablaba con colegas tuyos, otros periodistas, y les decía que debo ser yo el abogado penalista más denunciado ante el Tribunal de Etica de la provincia de Misiones, y siempre me denunciaron jueces y fiscales por exceso en la defensa. Ese fue mi verdadero pecado aunque siempre fui absuelto más allá de lo que mis denunciantes entendían. Jamás cliente alguno me ha denunciado y cada obereño ve en mí a una persona honesta de integridad innegociable. Cuando aparezcan estos personajes que se han descripto a lo largo de la nota, yo creo que ni se van a animar a entrar a la Defensoría a hablar conmigo, porque todos nosotros sabemos quiénes son permeables o deshonestos y quienes no. De allí reitero: Cuando sea Defensor del Pueblo tendré gentileza, amabilidad y gallardía hacia quienes merecen estos valores y no voy a perder tiempo en ingratos y desagradecidos. Estoy seguro que mis conciudadanos en esta oportunidad, van a saber elegir.


Puedo jurar por mi palabra, que es lo más valioso que tengo, que voy a ser Defensor del Pueblo de la Ciudad de Oberá sólo por cuatro años; no voy a aceptar una reelección; no voy a aceptar ser candidato a concejal, ni a intendente ni a diputado provincial. Podés guardarlo y recordarlo atoda la sociedad si ocurre en contrario. Vence el mandato y me vuelvo a mi estudio jurídico.


-¿Cuál sería su primera acción al frente de la Defensoría de Pueblo, lo más urgente…?


-¡Todo! ¡Haría todo desde el primer momento!. Todo es urgente. En cualquier momento los concejales se juntan con el intendente y le entregan por otros veinte años la concesión de servicios al monopolio del transporte publico en Oberá, es urgente; ante la verdadera estafa del Carnet de conducir nacional y la aparición de fotomultas irregulares… ¡es urgente!.


-Casos como el de sala de hemodinamia en Oberá que motivara el reclamo de las autoridades del Sanatorio Derna, y que se negara su habilitación; en pos de la promoción del Bienestar General, la economía social y la Defensa Común; ¿son temas atribuibles a la actuación del Defensor del Pueblo?


-Claramente hay que asesorarse sobre el tema, pero desde el principio, desde la Defensoría del Pueblo para dilucidar en pro de un federalismo activo, llamaría a diálogo en una conversación entre el Defensor del Pueblo, Sanatorio, IPS, Segunda Zona de Salud y Ministerio de Salud. ¡Por supuesto que debería actuar el Defensor del Pueblo! pero la solución tendría que salir de este modo. Siempre decimos los abogados penalistas la peor defensa, es la que no se hace nada, la que no se ejerce. Si el Defensor no hace nada, sería una mala gestión. Si no hizo nada, la respuesta está a la vista.


-En caso de mala atención, atención tardía, atención displicente, sin detalles mínimos para soportar la espera y/o necesidades fisiológicas, o resguardo para personas de tercera edad, mujeres embarazadas, o personas con discapacidad aunque sea transitoria, en otras instituciones del Estado nacional o provincial, ¿debe actuar el Defensor del Pueblo?


-Sea una persona o un grupo de personas que requieran la intervención del Defensor, el Defensor está obligado a hacerlo. Necesariamente tiene que actuar y buscar las soluciones pertinentes. Como Defensor del Pueblo, inmediatamente actuaría. Por ello es importante tener conocimiento de los poderes, atribuciones y funcionamiento del cargo.


-Llegada la situación de un reclamo social frente a un estamento de gobierno municipal por parte de integrantes de movimientos sociales, agrupaciones políticas y similares, que los lleve a cometer delito de obstaculizar el tránsito, ¿qué papel adoptaría como Defensor del Pueblo?
-Simple y llano: Como Defensor del Pueblo ante delitos políticos, yo me comprometo a actuar con la dureza y rigor que la ley contempla frente a personas o grupo de personas que rompan la armonía de quienes cumplen con sus tributos y contribuciones ciudadanas para circular libremente o se les cercene derechos. El delito es delito y no puedo desoir como Defensor del Pueblo lo que como abogado penalista practico. No tenga ninguna duda de que voy a actuar ante el juzgado de instrucción que corresponda para desenmascararlos y que paguen; porque en algún momento alguien tendrá que pagar, especialmente todos éstos que creen que el pueblo es su vasallo o que es su empleado. Lo mismo sucede con usurpadores: de forma inmediata tiene que actuar el Defensor del Pueblo debido a que el 90% de los usurpadores de espacios públicos o intrusos en propiedad privada, son personas que provienen de otras localidades. Conmigo se va a terminar esto porque son simples delincuentes. La situación social no los exime de cometer delitos o crímenes. Punto. Cada vez tenemos menos espacios verdes y menos árboles en Oberá, y el delito ambiental no es progreso. No voy a negociar con los usurpadores como graciosamente pretendían no hace mucho tiempo atrás, de pedir audiencia con la Defensora Nittmann para que los represente.


-Por último Doctor Bondar, seguramente he olvidado abordar algún tema: el cierre es todo suyo

-Muy completo, pero voy a agregar una sola cosa más: nosotros tenemos que entender que debemos triunfar en estas elecciones para ser los verdaderos triunfadores de Oberá, y la victoria es la base de nuestro Derecho, que tiene que ser además la base de nuestra vida. Muchas gracias.

 

(Fuente Walter Bravo)