Alberto le asignó fondos públicos a la escuela de militancia K “Casa Patria Grande Néstor Kirchner”

El último día de marzo, en la previa del fin de semana extralarge de Pascuas, en el Boletín Oficial se publicó una información tan novedosa como vintage para nutrir la biblioteca kirchnerista. El miércoles 31, horas antes de que el Indec comunicara que el 42% de los argentinos son pobres, se difundió el decreto 226/21, que firmó Alberto Fernández y que garantizó la estructura necesaria a la Casa Patria Grande Néstor Carlos Kirchner para volver a funcionar, bajo la órbita de Presidencia de la Nación.

Se trata de la antigua y lujosa casona de Retiro, en Carlos Pellegrini 1289, que funcionó desde su creación en 2011, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, como base de operaciones de La Cámpora, que instaló allí una escuela de militantes K. Tras ser rebautizada en el gobierno de Mauricio Macri como Casa Creativa del Sur, recuperó su nombre original en la presidencia de Fernández, que acaba de conformar su estructura organizativa.

Si bien ya está contemplada dentro de la estructura del presupuesto 2021 desde finales del año pasado, el decreto termina de darle forma a un área que se encuentra a cargo de Matías Capeluto, un joven de 34 años que fue designado como director ejecutivo el 25 de junio de 2020.

Politólogo de la Universidad de Buenos Aires, pasó los últimos años estudiando cuestiones latinoamericanas y militando en Red Por Buenos Aires, un interbloque fundado en 2018 por Felipe Solá, Facundo Moyano, Victoria Donda y el Movimiento Evita.

“Es una emoción inmensa y redoblaré los esfuerzos para que construyamos todxs juntxs una Latinoamérica Unida y más igualitaria. INTEGRACIÓN o INTRASCENDENCIA”, tuiteó, en lenguaje inclusivo, Capeluto el día de su designación. Un sueldo neto para un puesto como el que él ostenta supera los $ 150.000.

A fines del año pasado, fue cuestionado por haber realizado el cumpleaños de un año de su hijo, en plena pandemia, en las instalaciones del edificio de Retiro, en una ceremonia a la que asistieron familiares y amigos.


El Presupuesto 2021 no distingue cuánto dinero se le transfiere a la Casa Patria Grande Néstor Kirchner para el cumplimiento de sus funciones. No obstante, en el reciente decreto, sobresale que “el gasto que demande el cumplimiento de la presente medida será cubierto con los créditos presupuestarios asignados a la secretaría general de la presidencia de la Nación”.

Los fondos generales para toda la estructura de Presidencia de la Nación se ubican en $ 15.112 millones, aunque los destinados para el programa 16, “conducción del Poder Ejecutivo”, en el que se enmarca, se ubican en torno a los $ 3.025 millones. No se discriminó, por el momento, cuánto corresponde específicamente a “Casa Patria Grande Néstor Kirchner”.

Entre las acciones destinadas a la Dirección de Promoción de la Integración Regional se destaca la planificación y gestión de “ciclos de formación intensiva para jóvenes líderes provenientes de diversos ámbitos, en las materias de competencia de organismo” y la “gestión de planes y programas” destinados “a la formación y capacitación, en especial de los sectores juveniles”.

También se plantea que una de las funciones a coordinar será la de asistencia “en la articulación con los organismos internacionales regionales en el desarrollo de políticas, eventos y actividades en materia de la competencia del Organismo”.

Tal como indica el documento, de acuerdo con los objetivos asignados y “sus requerimientos de gestión”, se dotó al organismo una estructura de “primer y segundo nivel operativo”, que permite “incorporar diversos cargos pertenecientes al citado organismo”.

En octubre de 2020, se alojaron en la mansión los archivos digitales y parte de los documentos físicos correspondientes a lo que una vez fue la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo del que Mauricio Macri desligó a la Argentina en marzo de 2019. Dicho patrimonio llegó desde Quito, junto a la estatua del ex presidente Néstor Kirchner, que ahora se encuentra en el Centro Cultural Néstor Kirchner.

 

Clarín