El Gobierno endurece los controles sobre las exportaciones de carnes, granos y lácteos

El Gobierno reforzó este lunes el control sobre el comercio exterior del sector agropecuario en su intento por contener la inflación, que cerró el primer trimestre en 13%. Lo oficializó a través de la resolución 60 del Ministerio de Agricultura, publicada en el Boletín Oficial. Las nuevas exigencias no solo involucran las ventas al mundo de la carne bovina, como se había informado. sino también a los operadores de granos y lácteos.
“Se han constatado ciertas modalidades de actuación en la operatoria comercial exportadora, de las distintas cadenas de productos, que generan distorsiones en la actividad comercial y dificultan el pleno ejercicio de las potestades tributarias y de control cambiario a cargo de las autoridades competentes”, remarcaron en los considerandos de la resolución.
La cartera que dirige Luis Basterra enfatizó que ante esa situación y “la imperiosa necesidad de alcanzar una más amplia formalización, transparencia y control de una actividad tan sensible como la exportación, se estima conveniente establecer nuevas exigencias, que serán requeridas a los fines de su inscripción y permanencia en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) y la consecuente habilitación, para ejercer legalmente el comercio”.
Según se indicó en los considerandos de la resolución, los requisitos que ahora se exigen “tienden a reducir al máximo la existencia de operadores en circuitos marginales, informales e insolventes, que son los que mayores distorsiones producen en el adecuado funcionamiento del mercado interno y exportador”.