Biden anunció que tras 20 años Estados Unidos retira sus tropas de Afganistán

Será para el 11 de septiembre, en el 20 aniversario del atentado terrorista contra las Torres Gemelas, el Pentágono y Pennsylvania que causó unos 3.000 muertos. La OTAN también lo hará el 1° de mayo.
“Llegó la hora de terminar la guerra más larga de Estados Unidos”. Con esta frase, el presidente Joe Biden anunció este miércoles en un discurso en la Casa Blanca que retirará todas las tropas estadounidenses de Afganistán para este 11 de septiembre y así pondrá punto final a la participación de EE.UU. en un conflicto que duró más de dos décadas, que ha causado más de 2.000 soldados muertos y un costo de billones de dólares.

Además, los países de la OTAN también acordaron iniciar la retirada de sus tropas el 1 de mayo, en un proceso que debería completarse en “unos pocos meses”, anunció la alianza militar transatlántica en un comunicado.

“Es tiempo que las tropas estadounidenses vuelvan a casa”, dijo Biden en el Salón de los Tratados, todo un símbolo porque fue el mismo lugar donde el ex presidente George W Bush anunció en octubre de 2001 que había comenzado la guerra en Afganistán con ataques a bases terroristas.

La fecha de retiro también es simbólica porque marcará el 20 aniversario del atentado terrorista más sangriento en la historia de EE.UU., contra las Torres Gemelas, el Pentágono y en un avión en Pennsylvania, que causó unos 3.000 muertos y que desató la ofensiva estadounidense en Afganistán.

Con un tono calmo y emotivo, Biden dijo que “fuimos a Afganistán por un horroroso ataque que sucedió hace 20 años. Esto no puede explicar por qué debemos permanecer allí en 2021. En vez de regresar a una guerra con los Talibanes, tenemos que enfocarnos en los desafíos que determinarán nuestra posición y alcance hoy y en el futuro”, dijo.

“No podemos continuar el ciclo de extender o expandir nuestra presencia militar en Afganistán esperando crear las condiciones ideales para nuestro país”, dijo. “Ahora soy el cuarto presidente de EE.UU. que gobierna con tropas en Afganistán: dos republicanos, dos demócratas. No le voy a pasar esta responsabilidad a un quinto”, dijo.

“Creo que nuestra presencia en Afganistán debería estar centrada en la razón por la cual fuimos en primer lugar: para asegurar que Afganistán no sea usado como una base para atacar nuestra patria. Nosotros cumplimos con ese objetivo”, indicó. Pero dijo que seguirán monitoreando que el terrorismo no se expanda.

El anuncio de Biden significa que extiende el plazo del 1 de mayo, la fecha que su antecesor Donald Trump había negociado con los talibanes el año pasado para retirar totalmente las tropas. Ahora comienza en mayo y terminará en septiembre. Estados Unidos tiene allí desplegados 2.500 militares, pero hay unas 1.000 personas adicionales de Fuerzas Especiales.

Biden contó que había hablado con George Bush sobre la decisión que anunciaría hoy y que ambos coincidían en la valentía de las tropas estadounidenses y el sacrificio por su país, algo que el demócrata dijo que había comprobado en persona en viajes en Afganistán.

En otro gesto simbólico minutos después de terminar su discurso, Biden se desplazó al cementerio de Arlington, a pocas cuadras de la Casa Blanca, y visitó las tumbas de los militares caídos en Afganistán, en un día gris y lluvioso.

Sin condiciones
Un funcionario del gobierno de Biden, que habló con la prensa con la condición de que no se revelara su nombre, dijo que el repliegue no está basado en “ninguna condición” en el terreno. Dijo que es porque el presidente concluyó que EE.UU. había ligado la presencia de las tropas con la situación en el lugar y que las mejoras habían fracasado.

Pero la decisión también ha desatado controversia porque sucede en tiempos muy volátiles y con expertos y altos mandos militares que advierten que una salida de todas las tropas puede llevar a un aumento del terrorismo.

Marvin Weinbaum conoce muy bien la situación en la zona. Fue analista para Pakistán y Afganistán en la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado de 1999 a 2003. Consultado por Clarín, dijo que no cree que el retiro total de tropas sea apropiado.

“Los intereses de seguridad estadounidenses se beneficiarían mejor con la presencia de una pequeña fuerza antiterrorista. Sin una presencia estadounidense continua y con acceso al poder aéreo, las fuerzas de seguridad afganas pronto se disolverán y cualquier influencia que Estados Unidos haya tenido en la región se verá disminuida. El retiro, para ser responsable, debe basarse en las condiciones en el terreno”, dijo.

El experto, que hoy es director de estudios de Afganistán y Pakistán del Instituto de Oriente Medio, plantea un escenario peligroso: “Sin la presencia de tropas extranjeras, y las fuerzas aliadas de Estados Unidos que también se irán, la guerra se intensificará, lo que conducirá a la captura de las principales ciudades por los talibanes o a un acuerdo político que equivaldrá a una rendición. Pero incluso entonces no habrá paz, ya que los talibanes tendrán dificultades para consolidar el poder. Milicias étnicas bien armadas lucharán en una guerra civil abierta”.

Para él, el retiro de tropas también alterará el mapa regional. “Estados Unidos dejará un vacío donde las potencias regionales en la guerra civil afgana encontrarán sus representantes y ayudarán a alimentar el conflicto. Si los talibanes finalmente prevalecen, estos poderes, temiendo el contagio del islam radical militante, entonces atacarán a los talibanes en un esfuerzo por contener a las fuerzas islámicas. En general, la desconexión estadounidense desestabilizará la región y millones de refugiados crearán problemas humanitarios y políticos que impactarán a nivel mundial”.

Biden tuvo en cuenta esas preocupaciones y en su discurso dijo que Estados Unidos continuará con el apoyo al gobierno afgano a través de trabajo humanitario y diplomático.

La decisión de Biden recibió el apoyo de los sectores más progresistas del partido, incluyendo a los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, que elogiaron que el presidente decidiera poner punto final a este conflicto tan prolongado. Pero algunos republicanos atacaron al presidente y advirtieron que la decisión es temeraria y peligrosa.