Diez delincuentes armados asaltaron violentamente a un colono para robarle pesos y dólares

Ataron al propietario de 59 años y a una familiar de 77. Se escaparon con 550 mil pesos y diez mil dólares. Intenso operativo en Garupá.

“La plata, dónde está la plata” y un culatazo de pistola en la boca, es lo que recuerda haber escuchado y el dolor que arrastraba ayer el productor ganadero de Parada Leis que fue víctima de un asalto protagonizado por una decena de hombres que sólo fueron a buscar dinero y lo lograron: casi dos millones de pesos.


A las 8.30 una mujer de 77 años, familiar directo del propietario del campo, ubicado a siete kilómetros de la ruta nacional 105 en jurisdicción de la Unidad Regional X, vio irrumpir al primer grupo de delincuentes a cara descubierta encabezado por un hombre armado con una pistola nueve milímetros, que la redujo de inmediato mientras los restantes hacían lo mismo con el ganadero de 59 años. Fueron atados en pies y manos con cuerdas y tiras de cuero que sacaron de un galpón y corral de animales. También los encapucharon y sólo les preguntaron dónde escondían el dinero.

Con las víctimas inmovilizadas y luego que el propietario indicara los lugares de la casa en que guardaba sus ahorros, los delincuentes revolvieron todos los muebles, roperos, placares y alacenas del inmueble y desaparecieron raudamente. El golpe no habría tardado más de media hora.

Minutos después fue la mujer la que logró desatarse, ayudó a su familiar y dieron aviso a la policía luego de caminar hasta el casco próximo ya que los asaltantes se llevaron sus celulares y las llaves de una camioneta Ford F100. El alerta a la comisaría jurisdiccional se produjo cerca de las 11 y se inició la labor en la escena del robo con efectivos de Criminalística e Investigaciones de la Unidad Regional X.



A la par de estas actuaciones, un hermano de 57 años del ganadero también arribó a la propiedad y constató que no sólo los 250 mil pesos faltaban en la vivienda. También sus ahorros por 200 mil pesos y diez mil dólares faltaban del mueble donde los guardaba.


Entre las primeras medidas que se tomaron, los investigadores sumaron las voces de un vecino que se cruzó con dos automóviles de color gris repletos de hombres que rápidamente se dirigían hacia la ruta mencionada.

En cuanto a los detalles físicos de los autores, las víctimas coincidieron en que eran todos hombres sin cubrirse el rostro y que en pocos movimientos los inmovilizaron y taparon la cabeza para que no pudieran obtener mayores rasgos. Que atacaron en dos grupos y desde distintos ángulos, fue otro de los datos aportados y que el que blandió la pistola nueve milímetros actuó como cabecilla.





Anoche las labores de los pesquisas se centraban en los barrios Ñu Porá y Las Calandrias de Garupá, mientras se aguardaban los resultados de los análisis de cámara de seguridad de los cruces y accesos de las rutas 105 y 12.