El Gobierno busca destrabar la llegada de 2 millones de vacunas de Sinopharm y nuevos lotes de la Sputnik V

Esta semana no partió ningún vuelo en busca de más dosis. Ya se aplicaron el 68% de los sueros y se distribuyeron el 90%. Incógnitas por un envío indio que nunca llegó.
Los últimos días de marzo y las primeras jornadas de abril significaron una tregua para el gobierno de Alberto Fernández. En un lapso de siete días, arribaron a la Argentina 2.015.745 dosis de vacunas contra el coronavirus, que le otorgaron una bocanada de oxígeno al Ministerio de Salud de la Nación que conduce Carla Vizzotti.
Pero en la segunda semana del cuarto mes del año, esta algarabía se transformó en preocupación ante la falta de certidumbre respecto a cuándo podrían partir desde el aeropuerto internacional de Ezeiza nuevos vuelos en busca de sueros. Sobre todo, porque coincide con la empinada segunda ola de contagios por coronavirus. “No sabemos cuándo vienen”, dicen desde la cartera de Salud.
Este medio pudo saber que por estas horas el Gobierno busca destrabar la llegada de las dos millones de dosis de la vacuna Sinopharm que aún están pendientes por contrato (el 1 de abril arribó el primer millón). El embajador en China Sabino Vaca Narvaja está abocado de lleno a la tarea. En la Casa Rosada destacan que su trabajo en esa representación argentina fue clave para lograr cerrar el acuerdo con el laboratorio estatal con sede en Beijing.
A su vez, el Ministerio de Salud busca acelerar el envío de nuevos lotes de Sputnik V, sobre las que tampoco se tienen precisiones respecto a cuándo podrían estar en el país.
“No sabemos cuándo vienen, no tenemos previsiones”, reconoce una funcionaria de esa cartera. A modo de ejemplo, a través de un pedido de acceso a la información pública, se pudo saber que aún está pendiente el arribo de 580 mil dosis de la vacuna CovidShield, que fabrica el Serum Institute de la India, un suero realizado con tecnología de AstraZeneca y Oxford.
“A la fecha hay un contrato firmado con SERUM INSTITUTE OF INDIA PVT LTD por 580.000 dosis y está en trámite una enmienda por otras 580.000 dosis”, respondieron oficialmente desde esa cartera. Otra fuente de Salud le indica a este medio que el país ya realizó adelantos financieros por estos sueros y que esperan que las autoridades indias cumplan con el convenio ya firmado. “Hay temas de producción, presiones internas en los países que retrasan los envíos. En la India se decidió que todas las vacunas de AstraZeneca se usen internamente y no quieren exportar nada, pero acá hay un contrato firmado”, agregaron.
Cada dosis de esta vacuna tiene un costo de U$S 4,10. Hasta ahora la Argentina pagó U$S 2.378.000 por las primeras 580 mil que arribaron en febrero. El contrato es por un total de U$S 4.756.000.
Según datos que pudo recabar este medio, la provincia de Buenos Aires recibió esta semana 357 mil vacunas, lo que podría alcanzar para continuar con el plan de vacunación por 15 días más, según estiman cerca del ministro Daniel Gollán. Por su parte en la Ciudad aseguran que los sueros podrían terminarse este fin de semana.
Respecto al arribo de más vacunas de Sinopharm, en el Gobierno aseguran que podrían llegar “en las próximas semanas”, mientras que no hay precisiones sobre nuevos lotes de los sueros rusos. De acuerdo a los últimos datos del Monitor Público de Vacunación ya fueron distribuidas 6.609.996 dosis, es decir, el 90% del total de vacunas que tiene el país, mientras que ya se aplicaron 4.956.023 sueros, lo que representa el 68% de las 7.266.500 vacunas.
Hasta ahora la Argentina recibió y aplicó vacunas Sputnik V; los sueros de CovidShield, las dosis de Sinopharm y las 218.400 unidades de AstraZeneca que llegaron a través del mecanismo Covax. La Anmat ya aprobó la aplicación de todas estas en personas mayores de 60 años.
En la Casa Rosada esperan, también, que en abril se produzca la llegada de unas 900 mil dosis de las vacunas de AstraZeneca que se envasan en el laboratorio Liomont, en México. La sustancia activa de estos sueros se desarrolla en la Argentina, en la firma mAbxience biotech. Es el contrato más grande que el país haya firmado y asciende a los 22.400.000 sueros. El contrato por este importante lote es de U$S 89.700.000, a los que se le deben sumar U$S 2.900.000 en costos adicionales, que llevan a U$S 92.600.000 los costos totales por estas vacunas.
Las críticas por el retraso en el plan de vacunación es una cuestión con la que el Gobierno ya se acostumbró a convivir, pero puertas adentro no ocultan su malestar con Rusia. “Fuimos demasiado optimistas por la Sputnik V”, dicen. El enojo es tal, que un hombre cercano a Vizzotti se anima a decir que hasta que el gobierno de Vladimir Putin no termine de entregar las 20 millones de dosis del contrato original, no se activará la cláusula que permite al país contar con otras 10 millones de dosis más. “Por ahora no está pensado hacer uso de esa opción, incluso podríamos perder la oportunidad de traer otra vacuna que se entregue antes”, reconocen.