El FOL negó haber bloqueado la municipalidad y culpó al intendente, los empleados y a la policía de una “opereta”

En declaraciones en los medios, integrantes del FOL denunciaron que la toma al municipio no existió y que los que no dejaban salir o entrar eran los de la policía.

Este lunes, frente al edificio de la municipalidad local ubicado en calle 25 de Mayo, se produjo un descomunal desorden donde los policías detuvieron preventivamente a ocho hombres de entre 18 a 47 años y a una mujer, identificada por los detenidos como la líder de la agrupación.

Las detenciones, se produjeron luego de la hostilidad y agresión del grupo de manifestantes que hicieron caso omiso al diálogo e intimación del Juzgado de Instrucción 5 de Alem, que solicitó se despejara el acceso comunal para la salida de los empleados del edificio.

Pese a las contundentes pruebas obtenidas por la justicia mediante filmaciones de las cámaras de seguridad urbana, del mismo municipio y videos obtenidos de los mismos empleados que discutían con los manifestantes, en las últimas horas los voceros de la organización social “negaron que fuera su culpa”, responsabilizando a la policía local, tildando de “opereta” del intendente y los empleados para armarles una causa judicial.

Según consta en los expedientes judiciales y por el relato de dos “arrepentidos”, un grupo numeroso de personas, miembros de la organización social FOL, comenzó a agredir a los uniformados, produciéndose un momento de tensión, que en esas circunstancias, se detuvo a los agresores, intentando persuadir a la multitud a los fines de que cesaran dichas acciones.

Alem.News
Por estas horas, conforme ordenó el Magistrado interviniente, se sigue resguardando el edificio municipal, avanzando en los trámites judiciales pertinentes y con el pedido de detención de otro de los líderes, en esta oportunidad, la de Natanahel Ferreyra, de “Unidos por los Compañeros”.

SOBRE EL FOL:
Actualmente, el FOL ( Frente de Organizaciones en Lucha), es una de las tantas organizaciones sociales del país que recibe el sistema de asistencialismo por medio del cual, el Gobierno Nacional transfieren miles de millones de pesos todos los meses en mercaderías para comedores y merenderos, y para, programas que se llaman “Salario Social complementario” y “Hacemos Futuro” por medio de los cuales se otorga una tarjeta y un depósito mensual en efectivo.

Cada organización establece su propio sistema de control y contraprestación, pero las actividades “obligatorias” vienen prácticamente “enlatadas” y son parecidas en cada uno de los casos: cursos de capacitación en oficios como panadería, carpintería, electricidad, talleres textiles, criaderos de pollo para consumo y para huevo, huertas comunitarias, guarderías infantiles, son algunas de las tareas.

Por otro lado, y según las pautas establecidas, deberían realizar “trabajos comunitarios” que contemplan: trabajar en comedores o merenderos, limpiar y pintar edificios públicos (escuelas principalmente), barrido y limpieza de espacios públicos (calles, barrios, plazas) y acuerdan algunas obras como veredas, empedrados y cordón cuneta, pero en el 80% de los casos, esto no se cumple.

En la provincia de Misiones, son algo más de 4.000 personas en 14 municipios, de los cuales alrededor 1.100 cobran salario.