Pichetto lanzó su espacio Peronismo Republicano: “Vamos a consolidar la coalición opositora para volver a ganar”

El lanzamiento fue bajo el nombre de “Peronismo Republicano”, lo que es una contradicción porque el peronismo desde sus inicios siempre fue fascista, todo lo contrario a los valores republicanos de respetar las instituciones, de no perseguir a opositores y a quienes piensan diferentes, de la independencia de poderes, la libertad de prensa y expresión. 

De perfil liberal y centroderecha, el ex candidato a vice de Mauricio Macri busca captar el voto peronista no K en la provincia de Buenos Aires, lo que es otra contradicción porque el peronismo es estatista, nacionalista, proteccionista y populista, todo lo opuesto al liberalismo, ese liberalismo que desde los `80 sacó de las crisis, pobreza, inflación y desempleo a países como Polonia (copió el modelo Alemán), Australia, Nueva Zelanda, Irlanda, República Checa, Estonia, Israel, etc, algunos ex URSS que pasaron de estados gigantes deficitarios y burocráticos con alta presión fiscal, a estados con bajo gasto público, menos intervención, más empleo privado y estabilidad económica con garantías sociales y calidad de vida elevada. 

 

Con críticas al kirchnerismo, citas de Juan Perón -especialmente “el de 1974”- y reivindicaciones a Carlos Menem, Miguel Pichetto y Joaquín De la Torre lanzaron el “Peronismo Republicano” con un acto en San Miguel. “Hay que derrotar el mundo del pobrismo”, levantó como una de las consignas el ex candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.


Con el objetivo de apuntar a un sector del electorado bonaerense opositor o desencantado con el Gobierno, con perfil de centroderecha, los discursos coincidieron en proponer como ejes la “defensa” del trabajo y la producción, el cuestionamiento del crecimiento de la asistencia social, la rebaja de impuestos a los empresarios y la “recuperación de la calle” para combatir la inseguridad y el narcotráfico.

“Perón hablaba de trabajadores. Al desocupado hay que ayudarlo por un tiempo. Después hay que salir a buscar trabajo. Hay que hacer reformas profundas. Tenemos que trabajar para bajar la carga impositiva de los empresarios”, aseguró Pichetto, orador de cierre en el club San Miguel Rugby. “Entregan planes y duermen tranquilos, creen que han terminado con la pobreza. Basta de Estado presente, queremos un Estado eficiente. Necesitamos que el Estado ayude a los que producen y trabajan”, había dicho De la Torre. Antes hablaron el senador salteño Juan Carlos Romero y las legisladoras provinciales bonaerenses Claudia Rucci y Catalina Buitrago.

El plan para armar el “Peronismo republicano” había surgido a comienzos del año pasado, aunque el lanzamiento se fue postergando por la pandemia y también para dejar transcurrir la gestión del Frente de Todos y evaluar el escenario de posibles desprendimientos para incorporar dirigentes del PJ.

Entre unos 1.200 asistentes, en esta presentación no hubo novedades en ese sentido. En las primeras filas se sentaron Eduardo Menem, Miguel Angel Toma, el anfitrión Jaime Méndez, intendentes como Hernán Bertellys (Azul), Guillermo Britos (Chivilcoy) y Manuel Passaglia (San Nicolás), ex jefes comunales como Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Luis Acuña (Hurlingham) y Gilberto Alegre (General Villegas). Hernán Lombardi fue el “enviado” del PRO: Macri respaldó el lanzamiento con un video en la previa.

“Nos dicen que somos viejos. Viejo es el viento y todavía sopla”, dijo Pichetto, que elogió el gobierno de Menem (“estabilizó la Argentina y la quiso modernizar”) y propuso avanzar con reformas en esa línea: “Es imprescindible cambiar las normas laborales. La pyme tiene que tener un sistema muy flexible de entrada y salida”. También pidió “recuperar” las Fuerzas Armadas y llamó “héroe nacional” a Julio Roca al hablar del “riesgo de los seudo mapuches con ideología de izquierda” en la Patagonia. “Hay que rescatar al Perón del 74”, cerró.

“Hoy la fórmula es Fernandez al Gobierno, La Cámpora al poder. Tiraron a Perón por la ventana. Hoy el Estado se usa en provecho propio”, había dicho De la Torre, anotado en la carrera por el sillón que ocupa Axel Kicillof. “La provincia no es inviable, lo que es inviable es que la gobiernen personas que no la conocen”, apuntó. Rucci consideró al Frente de Todos como un “progresismo trucho y mentiroso”. Romero también reivindicó al “compañero Menem” y cuestionó al Gobierno: “Nos llevan al club de dictadores latinoamericanos”.