El Gobierno destinará $243 millones en sobres y urnas para las PASO

La falta de acuerdo con la oposición para postergar las primarias obligó a la Casa Rosada a comenzar a trabajar en la logística de los comicios.
“Por cuestiones de tiempo no podemos especular. Todavía no hay un panorama claro de lo que pueda pasar y eso nos obliga a respetar el cronograma electoral actual”, dice una fuente del Ministerio del Interior de la Nación que conduce Eduardo “Wado” de Pedro.
Es que ante la falta de acuerdo con la oposición respecto a la posibilidad de postergar las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) el Gobierno se vio obligado a comenzar a trabajar en la logística de estas elecciones y a través de dos licitaciones públicas busca contar con 150 mil urnas y más de 30 millones de sobres antes del 6 de agosto.
Así se desprende de un análisis del sitio COMPRAR en el que se detallan los alcances de los expedientes por los que el Estado desembolsará, además, una cifra millonaria que podría llegar hasta los $243.196.600.
En la cartera de “Wado” de Pedro reconocen que la contratación de estos servicios se llevará a cabo, incluso, a riesgo de que luego las PASO se suspendan y no se utilice parte de los insumos comprados. “Hay un cronograma que hasta ahora no se modificó”, dicen.
Hasta ahora el escenario plantea tres grandes posibilidades: suspender las PASO, unificar las primarias y las generales en un único día o adelantar las fechas de votación lo más lejos posible del invierno para evitar que la circulación de personas afecte la situación sanitaria del país. Hasta ahora el Gobierno no logró grandes avances con la oposición. Públicamente Patricia Bullrich (presidenta del PRO) rechazó cambios en cronograma electoral, al igual que Mario Negri (UCR). En Juntos por el Cambio aseguran que el argumento sanitario debe ser contundente para aceptar modificaciones.
La incertidumbre hace que el Gobierno deba planificar las primarias tal como están pautadas en el calendario electoral.
El primero de los procesos (81-0017-LPU20) tiene como objetivo “adquirir urnas descartables de cartón para votación para las elecciones a desarrollarse en 2021”. Según el pliego, unas 150 mil urnas deberán estar listas para su distribución antes del 6 de agosto.
• 100.000 urnas entre el 22 de marzo y el 14 de mayo.
• 50.000 urnas entre el 25 de mayo y el 6 de agosto.
• 30.000 urnas entre el 1 de septiembre y el 30 de ese mes.
Cuatro empresas se presentaron al proceso, que ya fue preadjudicado a la firma Melenzane S.A., que cotizó $74.863.800 por las 180 mil urnas, es decir, $415,91 cada una caja de cartón corrugado auto armable y descartable. El contrato será por nueve meses.
El Ministerio del Interior desestimó la oferta de la empresa Vemerkiper ($1.396.800 por 180.000 urnas) por “falta de documentación” y ante la imposibilidad de comprobar la calidad de las urnas. También se descartó las propuestas de Sellos Online SRL y Wellpack S.A. por una cuestión de costos.
A través de un segundo proceso (81-0023-LPU20), la cartera de “Wado” de Pedro busca comprar 64 millones de sobres para ser utilizadas en las PASO y las legislativas de 2021, según detalla el propio pliego. El cronograma de entrega es similar al de las urnas y también exige que buena parte se entreguen los días previos al viernes 6 de agosto, es decir, dos días antes de que se realice la votación, siempre y cuando se respete el cronograma electoral.
• 30 millones de sobres entre el 15 de abril y el 18 de junio.
• 30 millones de sobres entre el 22 de junio y el 6 de septiembre.
• 4 millones de sobres entre el 9 de septiembre y el 24 de ese mes.
El proceso aún está en evaluación, pero según constató este sitio hubo cinco ofertas confirmadas. Melenzane S.A. ($158.920.320); Vemerkiper SRL ($658.000); Grupo Convertidor Papelero SRL ($168.332.800); Iconsur S.A. ($166.926.760) y Feliz A Medoro S.A. ($147.200.000).
La licitación tiene ocho renglones. A modo de ejemplo, en el uno se solicitan sobres de papel blanco de 110 x 220 mm y en el dos de 127 x 174 mm. Ninguna de las empresas ofertó por la totalidad del servicio (es decir, todos los renglones) por lo que se espera que algunas de las firmas resulten adjudicadas en un tramo de la licitación y otras obtengan otros renglones. El proceso aún está en evaluación y el contrató será por ocho meses.
De adjudicar ambas licitaciones, el Gobierno se asegurará de contar con las urnas y sobres suficientes en caso de no poder suspender o postergar las PASO más allá de agosto. El deseo de la Casa Rosada es postergar estos comicios para dar muestras de la recuperación económica y tener la mayor cantidad de personas vacunadas. Pero todo dependerá de las negociaciones con la oposición, que por ahora parecen estancadas.