El PRO presentó proyectos contra la usurpación de tierras en Misiones: sacarle los planes y no otorgamiento de casas Iprodha

El bloque legislativo del PRO integrado por los diputados Jorge Ratier Berrondo, Miguel Ángel López Vedoya, Roxana Paola Velázquez Larraburu y Fernando Mudry presentó tres proyectos contra la usurpación de tierras en la provincia, entre los que se detallan escrituración de títulos gratis, no otorgamiento de casas Iprodha y no más beneficios estatales para quienes intrusen.

 

Los proyectos rezan:


Establecese como requisito para el otorgamiento de beneficios de planes sociales, subsidios de cualquier tipo, o programas de vivienda emanados del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA)., no encontrarse condenado por alguno de los delitos previstos en el Capítulo VI, del Título VI, del Libro II del Código Penal, mientras dure su condena.

En todos los casos en que El Poder Ejecutivo o cualquiera de los Poderes del Estado, la Administración central y organismos descentralizados, dispongan la entrega de subsidios de cualquier tipo y/o beneficios a: personas físicas, entidades comerciales, productiva o prestadoras de servicios, previo a hacer efectivo el mismo, deberá el beneficiario acreditar la inexistencia por parte de sus titulares y/o administradores de condenas por los delitos enumerados en el Artículo 1°.

Tal y como la Ley que fuera sancionada en Mendoza buscamos que nuestra Provincia sancione esta norma ejemplificadora.-

BENEFICIO DE ESCRITURAR SIN GASTOS

En pos de que cada familia tenga el derecho de defender su propiedad con la debida inscripción registral, buscamos que cada vez sean menos los impedimentos para que puedan hacerlo en tiempo y forma, evitando así futuros conflictos.-

La presente Ley tiene por objeto la regularización dominial gratuita de inmuebles que se encuentren en posesión mediante Boleto de Compra-Venta, Convenio de Donación y/o Cesiones de todas aquellas personas titulares del derecho cuyo ingreso familiar no supere 3 salarios mínimos.

Las Personas comprendidas en el presente Régimen de Regularización Dominial, gozarán del beneficio de gratuidad en todos los actos y procedimientos, los que fijare la reglamentación o la autoridad de aplicación en la provincia de Misiones.

La autoridad de aplicación es el MINISTERIO DE GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE MISIONES. Se faculta a la autoridad de Aplicación a celebrar los convenios necesarios con organismos públicos o privados para llevar adelante el objeto de la presente Ley.-

CONCLUSIONES

Por último declarar nuestra preocupación más profunda ante las usurpaciones de tierras en distintos lugares de la provincia, asimismo exhortando la inmediata intervención del Gobierno Provincial, instando a la justicia para que tome acción en pos de preservar la propiedad privada y la paz en el pueblo Misionero

Las recientes e usurpaciones violan los derechos tutelados por las garantías constitucionales y consisten en acciones ilegales que se aprovechan del desconocimiento e inexperiencia de los productores que día a día se dedican a labrar el suelo de nuestra provincia.

La mayoría de las chacras misioneras son de colonos cuyos padres o abuelos vinieron a trabajar la tierra en condiciones muy difíciles, logrando con los años construir una provincia pujante y con un potencial económico aún mucho más importante, siempre nos sentimos orgullosos de esas manos inmigrantes que abrieron los surcos con arado y bueyes, manos callosas debajo de un sol implacable, propietarios de generaciones que hoy ruegan socorro para defender lo suyo.-

Sin embargo, para que esta tradición productora y trabajadora continúe es necesario el acompañamiento del Poder judicial y del poder político para que tutele y proteja la posesión de las tierras de los productores que históricamente trabajaron sus chacras, frente a estas intrusiones que pretenden apoderarse de tierras productivas expulsando a sus legítimos ocupantes.

Tal y como caso lo sucedido en Itacaruaré, donde usurpadores expulsaron de sus tierras a una pareja de edad que, no sólo eran los legítimos dueños, sino que además seguían produciendo como desde hace tres décadas.

El más reciente ocurrió en Wanda, cuando un centenar de personas ingresó a un lote de 11 hectáreas, con el objetivo de ocupar el predio, cuyo dueño compró para encarar un emprendimiento turístico en la zona.

Pozo Azul, Montecarlo y Puerto Iguazú son otras de las comunas en las que se detectaron casos de usurpación o de intentos, que derivaron en denuncias para proceder al desalojo de los terrenos, que en todos los casos son de carácter privado.

Las usurpaciones de tierra, las acciones ilegales contra el derecho de posesión y de propiedad, ponen en riesgo el mantener una sociedad donde prime la ley como principio básico, es necesario recuperar el orden y la vigencia de la ley, apelando a la justicia que tiene un rol principal en esto para generar una respuesta urgente que defina con claridad las situaciones violentas que estos actos representan.

Es nuestro rol como legisladores manifestarnos a favor de la justicia y el flagelo que representan los derechos vulnerados, el dolor que genera en el pueblo trabajador la imposibilidad de defender sus tierras ya que ese arraigo no solamente responde a la propiedad sino al corazón de esas familias, esa tierra no representa solamente un valor económico sino que representa los años de arduo sacrificio de sus padres, abuelos, representa la herencia que dejaran a sus hijos, representa al corazón de nuestro Pueblo Misionero.

Por ello, este proyecto tiende a que los representantes del pueblo nos llamemos a conocer la real situación de todos aquellos casos judicializados o no a fin de prever remedios legislativos, judiciales o administrativos que contribuyan a un mejor tratamiento de la cuestión.

Resolver estos casos contribuirá a detener el avance de una gravísima problemática que no solo tiene que ver con el respeto a la propiedad, sino que también implica daños al medio ambiente; riesgos sanitarios; dificultades para el desarrollo sustentable y el riesgo de convertir en crónicas la marginalidad y la indigencia de la población ocupante.