Los salarios crecieron 32% pero el costo de vida aumentó 40,7%

Los salarios subieron en agosto un 2% en promedio respecto de julio y no lograron ganarle a la inflación que, en el mismo período, alcanzó el 2,7%. En la comparación interanual, el Índice de Salarios que releva el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) mostró una variación positiva del 32%, casi nueve puntos por debajo del alza del costo de vida.

Con el 32%, la suba promedio interanual de los salarios fue la más baja en 12 meses, pero también lo fue la inflación acumulada desde septiembre de 2019, con el 40,7%.

La suba promedio del 2% en los salarios de agosto respecto de julio la explicó un crecimiento del 1,6% en los trabajadores registrados y del 3,7% de los trabajadores del sector privado no registrado.

Dentro del sector registrado, los más afectados resultaron los salarios de los empleados públicos, que crecieron 0,8%, frente a la suba del 2,1% que registraron los de los trabajadores del sector privado.

En los últimos 12 meses, el índice de salarios total creció 32%, como consecuencia de la suba del 31,1% de los trabajadores registrado y del 36,3% del sector privado no registrado.

Una vez más, dentro de los trabajadores registrados, los salarios de los empleados públicos fueron los que menor incremento registraron, con un acumulado del 27,7% en entre septiembre de 2019 y agosto de 2020, mientras que el incremento del sector privado registrado sumó 33% en el mismo período.

Si se compara con la inflación, el poder adquisitivo de los empleados públicos perdió 13 puntos en los últimos 12 meses, casi el doble de los 7,7% de caída que registró el de los trabajadores del sector privado registrado. En tanto que para los no registrados, la baja fue del 4,4%.

La mayoría de las paritarias 2020 ya se negoció, pero con una gran disparidad en los acuerdos alcanzados. Mientras sindicatos como el de aguas y gaseosas logró un aumento del 50% o el de azucareros un 38%, la gran mayoría se mantuvo entre el 20% y el 30% -como aceiteros y camioneros, 30%; trabajadores de la carne, 28%; bancarios y papeleros, 26%; químicos y del Seguro, 24%-, otros acordaron sumas fijas, como los metalúrgicos y los petroleros. En el sector estatal las subas acordadas no superaron el 10%, pero con revisiones en diciembre.

Para el sector no registrado, el Gobierno evalúa si extiende o reformula el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), debido a que entiende que la mayor circulación de personas indicaría que se está reactivando la economía, incluso la informal, traccionada mayormente por changas.

Según los últimos datos del Indec, la canasta básica aumentó 3,8% en septiembre y una familia con dos hijos necesitó $47.216 para no ser pobre. El incremento fue mayor al nivel de inflación de ese mes, que había sido de 2,8% y fue el salto mensual más pronunciado desde diciembre. Un hogar necesitó $19.430 para no ser considerado indigente.

Fuente: TN