“Mi deber es venir a terminar con la tarea que empezó Néstor y siguió Cristina, y así lo voy a hacer”

El Presidente ratificó el rumbo político al encabezar el acto de homenaje al ex mandatario y advirtió que cumplirá con todas sus promesas de campaña


El presidente Alberto Fernández advirtió que su «deber» es «terminar con la tarea que empezó Néstor y siguió Cristina» al encabezar el acto de homenaje al ex mandatario Néstor Kirchner por el décimo aniversario de su fallecimiento. De esta manera, ratificó el rumbo político y prometió cumplir con todas las promesas de campaña.

Fernández se pronunció así tras colocarse una estatua con la figura del ex presidente en el Centro Cultural Kirchner (CCK). Previo al inicio del acto, se repasaron discursos durante su mandato como jefe de Estado y como secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas ( Unasur).

La estatua fue traída desde la sede de Unasur, en Quito, Ecuador, y quedará emplazada en el hall de acceso frente a la puerta principal del CCK. En el acto, tal como ya había anunciado, no estuvo presente la esposa de Kirchner, Cristina Fernández. El Presidente, al iniciar su presentación, admitió: «Es el discurso más difícil que me ha tocado».

«Mi deber es venir a terminar con la tarea que empezó Néstor y siguió Cristina, y así lo voy a hacer», aseguró el Presidente. «Cada una de las promesas que hicimos en campaña las voy a cumplir, y vamos a poner de pie a la Argentina, como Néstor me enseñó en 2003», recalcó.

Sobre lo que representa el 27 de octubre, fecha en que el Frente de Todos ganó las elecciones en 2019 y volvió a «poner en Casa de Gobierno un presidente y una vicepresidenta preocupados por los que peor están», Fernández señaló que «coincidió que, celebrando un año de esa elección, se cumplan 10 de que Néstor nos dejó físicamente».

«Para mí no es fácil, porque en mi vida hubo un antes y un después de Néstor», reconoció, «porque me di cuenta que había otra forma de hacer política con Néstor. Esa épica, esa fuerza, ese coraje, ese animarse a enfrentar a todos es algo no usual en la política, y yo lo ví en Néstor».

Sobre los tiempos en que Kirchner se preparaba para su campaña presidencial, con Fernández como su mano derecha, recordó: «Éramos muy pocos los que creíamos en la osadía de pensar que había llegado el momento de hacer otra cosa en la política argentina, y animarse a ser ‘políticamente incorrecto’», tal como lo definió en su libro sobre Kirchner que lleva esa frase de título.

Para Fernández, «Néstor se animó a hacer lo que las entrañas de la tierra reclamaban y lo que la política consideraba difícil de hacer», y «cuando uno revisa los logros de Néstor, son infinitos». Mencionó que «hizo cosas que muchos creíamos imposibles de hacer», como «poner una Corte Suprema digna al frente del Poder Judicial, hasta terminar con la libertad de los genocidas, hasta trabajar por el derecho de los hijos cuyos padres desaparecieron», y «abrazarse» con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, así como «darles el lugar que ellas merecían».

«Néstor fue capaz de devolverle a una generación de argentinos la idea de que la política tenía sentido y era el camino. Hoy estamos poniendo a Néstor en el lugar que merece», afirmó sobre la instalación de la estatua, ya que había sido «olvidada en un depósito».

Cuando propuso que el monumento sea traído a Argentina para volver a ponerlo en pie, le preguntó a Cristina Fernández dónde le parecía apropiado colocarlo, según reveló. Sobre el CCK, rememoró que ya se había «recuperado el Correo» y «Néstor lo soñó como lo que es hoy, como un centro cultural». «Yo sentí que este lugar majestuoso era el lugar donde Néstor tenía que estar», afirmó.

De esa forma, espera que «cada uno que entre por esa puerta a disfrutar de este maravilloso centro cultural, de toda su belleza, pueda ver al hombre que tuvo la idea de construir esto y que además fue el presidente que cambió la historia en Argentina». Además, indicó que «como siempre recuerda Cristina», Kirchner recordaba el edificio del Correo Argentino «pensando en su padre, el tesorero del correo en Río Gallegos».

Para el presidente, «alguien quiso que un 27 de octubre gane las elecciones con Cristina», y admitió: «Cada vez que tengo que tomar una decisión, en algún lugar mío me pregunto ‘¿Y cómo haría Néstor?’ Lo único que le pido a la vida es que Néstor me acompañe siempre», cerró, emocionado y entre lágrimas.

El homenaje de la política
De manera presencial, en el acto hubo invitados del mundo de la política, la cultura y sindicatos, entre ellos Héctor Daer, Hugo Yasky, Mercedes Morán, Pedro Saborido, Adriana Varela, así como funcionarios del gobierno, intendentes y legisladores: Mayra Mendoza, Wado de Pedro, Santiago Cafiero, Axel Kicillof, Agustín Rossi, Ginés González García y más. Pero también pudieron participar desde la virtualidad gobernadores, a través de videoconferencia.

Además, se transmitió un video con el recuerdo de diversas figuras políticas al ex mandatario, en el que el presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, remarcó: «A diez años del fallecimiento de Néstor Kirchner, en estos momentos difíciles lo recordamos y lamentamos su ausencia».

«¿Qué extrañamos de Néstor?», preguntó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y contestó «su abrazo, su sonrisa, su amor». Morales agregó que extraña «su gran solidaridad con el pueblo boliviano», y el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, sumó que extraña «su sencillez, su pragmatismo», ya que «Néstor era de aquellas personas que no buscaban ser importantes, buscaba ser útil».

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, sostuvo que lo que más extraña de Kirchner son «sus decisiones, su fortaleza, su claridad, su rapidez para tomarlas». «La verdad que lo necesitamos», señaló. Carlotto, por su parte, añadió que «no lo perdimos nunca como el ejemplo que cubre las páginas de los libros de Argentina y el mundo».

El secretario general del Sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, expresó: «Te recordamos como lo que fuiste: un gran hombre, un gran compañero y un gran presidente. Le dio la dignidad en los salarios y la dignidad en su trabajo a los trabajadores argentinos».

«Néstor es irrepetible, era un hombre de pueblo. No hay día que no piense en él, que no lo recuerde. Él fue un 17 de octubre en persona. A partir de su fuerza nos contagió a todos y cambió la historia para siempre», sintetizó Andrés «Cuervo» Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense.