Denunció que fue abusada cuando tenía 4 años y ahora el sujeto la acosa por Instagram pero está libre

Según denunció la semana pasada Camila D. L. de 21 años, Luis W. (54) la abusó cuando ella tenía 4 años y ahora la acosa con fotos de su miembro a través de Instagram. El hecho ocurrió en San Vicente cuando ella fue a jugar con la hija del sujeto, de nombre Belen que actualmente tiene 20 años. 

“Cuando tenía cuatro años de edad, siendo en horas de la mañana me fui a la casa de mi amiga Belen quien vive al lado de mi casa para que juguemos juntas, cuando aplaudo sale el padre quien le pregunté por Belen, no recuerdo bien, el mismo me hizo entrar a la casa y que me sentara en una silla, me bajó los pantalones y me tocó la partes íntimas”, denunció Camila en sede policial, agregando que tras ese hecho, se fue de la casa  no volvió. 

Días atrás, el sujeto la encontró en la red social Instagram, medio por el cual, según denuncia, le envió una foto desnudo con el texto de “Buen día mi amor”, por lo que ella hizo una captura de pantalla y se la mostró a su pareja Simón T. Esto causó enojo en éste quien se dirigió a hablar con Luis, terminando en el hospital con una herida causada por un arma blanca, tras ser atacado por Luis, quien fue detenido pero liberado a las pocas horas por considerarse que las heridas causadas a Simón fueron leves. 

Parte policial del hecho:

UR VIII CRIA. SECC. 2DA SAN VICENTE Informa: LESIONES CON ARMA BLANCA raíz fecha 19/10/20, 00:50 hs, se tomó conocimiento vía Telefónica por parte Personal guardia Infantería, informando que en Barrio 70 viviendas, habría una gresca entre dos personas de sexo masculino con arma blanca. MEDIDAS ADOPTADAS Constituida comisión policial lugar constató veracidad hecho, donde hallábase el oficial Sub Ayte. Da Silva Cristian, (of. Serv. Infanteria) donde nos comenta que procedieron a la detención del ciudadano LUIS MARTIN W. (56) quién mencionó que minutos antes habría lesionado con un cuchillo al ciudadano SIMON T.  (31) dónde lesionado es trasladado con Móvil Policial hasta hospital local, para ser examinado por médico de turno. Detenido es alojado en sede Policial quedando alojado a los fines de la investigación mencionado hecho. 

 

Camila relató a Infober que “cuando me mudé por avenida Constitución, éste señor era sereno de los locales de en frente. Yo me mudé con mi pareja y mi pareja ya sabía que fui abusada por éste tipo, pero no pensamos que volvería hacer algo así como la foto que me mandó en Instagram. Para mí fue como un volver atrás”.
Respecto a la foto, Camila aseguró que ya no la tiene “borré. Primero saqué captura y después borré todo y le bloqueé. Ya me había mandado solicitud de seguimiento con otro insta que ya le había bloqueado”, contó. 

Insistió en que “no quería ver eso. Yo le pasé a mi hermana pero también borró”, afirmó respecto a al foto. 

“Sabes lo que pasa, el asco que se siente, el porqué que te preguntás todos los días, me acuerdo re bien todo como hizo y como siempre me sentí amenazada con sus miradas viviendo al lado de él”, dijo y además aseguró que su caso no es el único. “El año pasado otra chica vino a la casa de mi hermana mayor y le comentó porque se fueron del barrio de un día para el otro. El tipo también abusó de ella y la torturó durante 3 años”, dijo aunque este último caso no fue denunciado. 

Para Camila “creo que fue en vano hablar (denunciar) porque acá en San Vicente no me creen, o sea la justicia”, dijo respecto al acusado que no solo está libre, si no además ni siquiera se dictó una orden de restricción de acercamiento hacia el denunciado, tanto por el hecho de abuso y acoso, como por el de violencia cometido contra su pareja. “Siete puntos le hicieron a Simón, le perforó un baso sanguíneo”, aseveró. 

“Yo quiero que sepan que no tengo protección, que pedí prohibición de alejamiento urgente y nada, el tipo al día siguiente estaba acá enfrente”, contó.

Incluso Camila relató que “no fue solo una vez que Simón le dijo (al denunciado) que pare de joder, cuando vinimos a vivir acá, él le dijo que no le quería ver acá en mi casa”, pero “el tipo después de esto nos hacía señas del otro lado de la calle”.