El Gobierno sobre el banderazo: “No son la gente ni el pueblo, la Argentina entiende que hay una pandemia”

El jefe de Gabinete dijo que la movilización “fue fogoneada por JxC” y descartó cambios en la agenda del Gobierno.

El jefe de Gabinete Santiago Cafiero intentó minimizar este martes el Banderazo del #12O en rechazo al Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. “No son la gente, no son todos, no son el pueblo, la Argentina es mucho más grande y entiende que hay una pandemia y se cuida», señaló el funcionario.

“Estuvo fogoneado por la oposición, por los principales dirigentes de Juntos por el Cambio, ellos mismos se exhibieron en las redes», lanzó Cafiero, que además descartó la agenda del Gobierno sea impuesta por Cristina Kirchner: “Lo que nos comprometimos a hacer en la campaña es lo que llevamos adelante, y eso no va a cambiar por más que haya una movilización”.

Fue allí cuando se refirió en duros términos a la oposición: “Ellos están enojados de que nosotros nos hayamos juntado, que hayamos suprimido diferencias y que hayamos ganado las elecciones. No lo perdonan. Exigen que el peronismo se pelee con Cristina (Kirchner), pero no va a pasar”.

Para Cafiero, las personas que se movilizaron durante la tarde del lunes “están identificadas con un partido político que no acepta que perdieron las elecciones”.

En este sentido, se mostró preocupado por la gran cantidad de personas que se reunieron (sin distancia social) en la avenida 9 de Julio y diferentes puntos de la Argentina. «Este tipo de manifestaciones lo que hace luego es que tengamos que contar más casos (de coronavirus), provoca aglomeraciones. Este tipo de prácticas tiene que encontrar otro método, tenemos que saber cuáles son las consecuencias”, dijo en diálogo con radio Continental.

A su vez, el ministro coordinador confirmó que trabajan junto con la CGT y otros organismos sociales para organizar una “marcha virtual” para el 17 de octubre y de esa forma evitar la aglomeración de personas.

El Banderazo del 120
El banderazo del #12O contra el Gobierno se desplegó en distintos puntos del país y en cada una de las convocatorias se escucharon consignas diferentes que motivaron los reclamos: desde la inseguridad hasta la defensa de la justicia.

La inmediata apertura de la cuarentena para reactivar a los sectores económicos más golpeados también fue una de las principales consignas esgrimidas por la multitud que reclamó en torno al Obelisco. A su vez, hubo enojo con el Gobierno por las tomas de tierras y el avance sobre la propiedad privada.

Como ocurrió en las anteriores marchas, buena parte de los reclamos se centraron en la vicepresidenta Cristina Kirchner, a la que acusan de llevar adelante un plan para reformar la Justicia y de esa forma liberarse de las causas por corrupción que la envuelven.