Alberto Fernández: “La pobreza sería mayor si el Estado no hubiera ayudado como lo hizo”

El Presidente encabezó un encuentro virtual con autoridades de la Pastoral Social porteña. Allí expresó: “La pandemia demostró que esa lógica del individualismo no nos hace funcionar bien como sociedad”.
El Indec informó una cifra que duele: la pobreza aumentó a 40,9% y alcanza a 18,8 millones de personas en la Argentina. El presidente Alberto Fernández aseguró que este número habría sido mayor si el Estado no hubiera dado auxilio durante la pandemia. El país transita una cuarentena, en diferentes fases, desde marzo.
“Somos la generación de la pandemia” que se somete a “desafíos que no esperábamos”, dijo el mandatario durante un encuentro virtual de la Pastoral de la Arquidiócesis de Buenos Aires y representantes de los trabajadores, los empresarios, el agro y los movimientos sociales.
“Cuando pusimos el IFE en funcionamiento lo hicimos pensando que iba a alcanzar a 600 mil monotributistas y a 2 millones de personas que entendíamos que el Estado no tenía registradas, pero ese número fue creciendo hasta descubrir que había 9 millones de argentinos que estaban totalmente afuera del sistema”, remarcó.
Al mismo tiempo, aseguró que “la pobreza sería peor si el Estado no hubiera auxiliado como lo hizo durante la pandemia” .
Y señaló que, de esta manera, se pudo conocer “cuán ausente estuvo el Estado para millones de argentinos”. “Y fuimos en auxilio de esos argentinos, con el plan Contra el Hambre, con la Tarjeta Alimentar, con la AUH, incrementando el ingreso de los jubilados, y así y todo la pandemia nos dejó con esta situación de pobreza que hoy enfrentamos y que es el desafío que tenemos que asumir hoy”, agregó.
“El desafío es cómo hacemos que en la Argentina se distribuya de otro modo, porque la concentración lo único que ha logrado es que haya pocos ricos y millones de pobres. El desafío es construir una sociedad más igualitaria, más equitativa, más equilibrada”, dijo.
Fernández consideró que “nadie sobra en la Argentina”. “La idea de pensar un país para pocos no es nuestra idea, la nuestra es una Argentina inclusiva, que le tienda la mano a todos”, consideró.
Y siguió en la misma línea: “La Argentina necesita de todos. No caigamos en debates estériles, en falsas contradicciones, pongamos todo nuestro empeño para hacer culto a la cultura del encuentro”.
“La nueva realidad, agravada por el coronavirus, nos debe obligar a pensar un proceso productivo que nos permita cuidar el ambiente y construir otro mundo”, sostuvo.
Al mismo tiempo, el Presidente volvió a referirse a la gestión anterior al mencionar “los mil problemas que enfrentar” antes de asumir. “A la lucha por lo económico se sumó la lucha por la vida y por la protección del que peor está”, aseveró.
Y volvió a criticar a “la meritocracia”: “La idea del mérito como ordenador social habla de la falta de solidaridad que vivió Argentina”.