Tras el fracaso del fin de semana, advierten que “sin apoyo del público” se complicará la Fiesta del Inmigrante en noviembre

Según el comunicado emitido por Federación de Colectividades, tuvieron un resultado muy positivo el fin de semana en el Parque de las Naciones, con familias que llegaron desde “todas partes de la provincia”, pero esto no fue así. Debido a la pandemia por el coronoavirus, la gente eligió no asistir al parque, no obstante durante el mismo fin de semana, locales gastronómicos en el centro, se vieron repletos de personas, como casi todos los fin de semana. 

Al parecer, la ola de críticas que recibieron los organizadores del “Oberá Inmigrantes”, una suerte de antesala de la Fiesta del Inmigrante, versión pandemia 2020, afectó considerablemente la asistencia de público al evento, haciendo que varias colectividades terminarán perdiendo plata. El objetivo era recordar el día del inmigrante en la fecha que todos los años se celebra la fiesta nacional, y tantear el ambiente de cara a realizar el evento en noviembre, aunque solo con artistas locales. 

Según declaraciones de la Presidente de la Colectividad Paraguaya, Norma Morales, “era obvio de esperar la poca venta, se vendió para las colectividades, comprando de uno y de otro, fue poco la visita del público”, dijo en La Radio.

En su caso, “no tuvimos perdida porque solo abrimos el kiosco y nuestra comida hacemos justo y necesario, hacemos en el momento, viendo el stock y la venta, señalando que “no nos quejamos, pero no cubrió la expectativa”.

“Es una prueba que fue muy jugada, ya está, una prueba piloto y ahora ojalá que para noviembre estemos un poquito mejor que en estos momentos, a pesar que estamos bien, comparando con otras provincias”, indicó.

“Para mí que la gente tuvo miedo, pensó que iba a entrar y se iba a encontrar con un mundo de gente, pero realmente no fue así, faltó púbico”, analizó y apuntó a noviembre, cuando se realice la Fiesta Nacional del Inmigrante en su edición 41: “sin apoyo del público nada es posible, esperar del turismo es una incertidumbre, hay que asegurarse los cupos vendidos”.


Por su parte, Alejandro Quesini, presidente de la colectividad Árabe, dijo que “no vendimos lo que deseábamos ni llegamos a cubrir lo que se gastó. Si el público no apoya, no se puede planificar para el evento de noviembre”, aseveró. 

Gloria Miguel, de la colectividad Portuguesa, aseguró que “tuvimos visitas de una familia de Posadas y dos de Oberá, pero no vendimos nada. Los socios tuvimos que absorber los gastos que hicimos para el quiosco. Pensamos que el día del desfile iba a ir mucha gente, pero realmente era triste ver vacío el parque”. 

Incluso Juan Hultgren, presidente de la Federación de Colectividades, reconoció que “la cantidad de gente que entró fue muy mínima, comparando a las 500 personas que teníamos previsto”. 

 

Un día antes, la abogada locales lanzó una dura advertencia diciendo que “habrían consecuencias jurídicas” sino se suspendía el evento: “Es de un nivel de irresponsabilidad muy elevado permitir la realización de una fiesta del inmigrante en medio de una pandemia”.

“Los padres que enseñamos a nuestros hijos que el Estado somos todos y que delegamos nuestro poder en funcionarios RESPONSABLES para que ejerzan ellos la tutela de nuestras cuestiones comunitarias (salud, por ejemplo), hoy nos quedamos sin argumentos ante nuestros jóvenes al pedirles que no asistan a la mentada fiesta del inmigrante”, expresó. 

Y se preguntó: “¿Cómo les explico que quienes tomaron tamaña decisión decían hace uno meses que “SOLO TENEMOS 28 RESPIRADORES EN OBERÁ… NO NOS OBLIGUEN A ELEGIR…” Y hoy se pasan por el tuje lo que pueda suceder… SIN PALABRAS. En el colectivo social que representa esta fiesta es muy difícil (casi imposible) pedir a nuestros hijos/as que no vayan… se supone que las autoridades saben… entonces… quien será responsable si nuestros hijos contraen el virus?”

“¿Alguno de Federación de Colectividades se hará cargo? ¿El intendente quizá??? … TREMENDO… TREMENDO para quienes hemos hecho todo para cuidarnos y cuidar a los nuestros… TREMENDO para quienes se bancaron estoicamente la imposibilidad de celebraciones familiares, últimas despedidas, cierre de sus negocios (peloteros, salones de eventos, boliche, etc) y cientos de otras situaciones… TREMENDO. Ojala recapaciten. Y si no, que se abstengan a las consecuencias jurídicas derivadas de tamaña irresponsabilidad social”, advirtió la abogada.