Las exportaciones cayeron 16% y las importaciones 30%, el superávit comercial fue de U$S1500 millones en julio

Por la pandemia, las exportaciones cayeron 16% y las importaciones se desplomaron 30%. En lo que va del año el país acumula un superávit de U$S9500 millones.
El intercambio comercial de julio dejó un saldo positivo de casi U$S1500 millones al haber registrado una caída de las exportaciones de 16% y un desplome de las importaciones de 30%, en medio del impacto de la pandemia en el comercio internacional.


De acuerdo a los datos publicados este martes por el Indec, en los primeros siete meses del año la balanza comercial acumuló unos U$S9500 millones de superávit.
Las ventas al exterior sumaron en el séptimo mes del año U$S4903 millones. En ese mismo mes del año anterior habían sido de U$S5856 millones, lo que marca un retroceso de 16%. Las exportaciones tuvieron caídas interanuales durante todo el año, aunque el pico de contracción fue en abril, con 18,9%.
“Las exportaciones de todos los rubros descendieron de manera interanual, la caída más importante fue de 32,3% y correspondió a las manufacturas de origen industrial; le siguieron combustibles y energías, productos primarios y manufacturas de origen agropecuario, que disminuyeron 20,3%, 10,0% y 9,0%, respectivamente”, indicó el organismo estadístico.
Lo más vendido por el país a sus socios comerciales fue harina y pellets de la extracción del aceite de soja (U$S671 millones), maíz en grano (U$S665 millones), aceite de soja en bruto (U$S400 millones), porotos de soja (U$S357 millones), vehículos para transporte de mercancías (U$S168 millones) y carne bovina (U$S158 millones).
Por otra parte, las importaciones también sufrieron el impacto del coronavirus a nivel mundial y por el fuerte golpe a la actividad económica local. Las compras al exterior llegaron en julio a los U$S3427 millones contra U$S4905 millones de hace un año, lo que representa una diferencia de 30%.
“Las importaciones de bienes de capital disminuyeron 24%; las de bienes intermedios, 15,9%; las de combustibles y lubricantes, 54,8%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 50,9%; las de bienes de consumo, 16,7%; y las de vehículos automotores de pasajeros, 51,6%”, apuntó el Indec.
Los diez principales productos importados concentraron el 19,3% del total. Entre ellos estuvieron los porotos de soja excluidos para siembra (U$S210 millones), gas natural (U$S78 millones), vehículos para transporte (U$S60 millones), gas natural licuado (U$S59 millones) y circuitos impresos para aparatos de telecomunicaciones (U$S52 millones de dólares).
El saldo positivo acumulado a lo largo del año es un 45% más alto en comparación con los primeros siete meses de 2019. El año pasado la balanza comercial terminó con un superávit de casi U$S16.000 millones.
Los principales socios comerciales, en orden, China, Brasil y Estados Unidos. El saldo comercial con el gigante asiático fue deficitario en U$S198 millones. El rojo en el intercambio con el país vecino fue de U$S134 millones, mientras que el desequilibrio con los Estados Unidos fue de U$S13 millones. Entre los tres representaron el 30% de las exportaciones y el 53% de las importaciones argentinas.