El M2 en dólares cayó 40% en dos años y los argentinos están ahorrando en ladrillos

ECONOMÍA. Como nunca antes en casi una década, el costo de la construcción medido en dólares atraviesa la caída más resonantes y todo apunta a que los precios perdurarán así al menos hasta que se reactive la construcción intensiva. Precisamente este escenario es el que viene promoviendo un fenómeno particular entre desarrolladores e incluso particulares con intenciones de efectuar refacciones o ampliaciones en el hogar: el acopio de materiales para la construcción.

La tendencia es reconocida entre las entidades que agrupan a los proveedores, actores de la comercialización y analistas de la actividad en general.

Incluso las mediciones que lleva a cabo el ámbito que integran los fabricantes de grifería, cerámicos o la provisión de pinturas, cableado e iluminación ya muestran justamente un aceleramiento en la demanda de estos artículos.

En diálogo con el portal iProfesional, referentes de Construya -el grupo que integra a los principales proveedores de materiales para la construcción dentro de Argentina- señalaron que las oportunidades para construir o refaccionar transitan su “mejor momento” en tanto el costo del metro cuadrado -medido en dólares- cayó algo más de 40 por ciento en menos de dos años.

Por estos días, el valor del metro cuadrado en términos de materiales se ubica en el orden de los 715 dólares siendo que en el transcurso de 2018 merodeaba los 1.700 en la misma moneda.

“Estamos en el número más bajo desde 2012 a esta parte. El promedio desde entonces se ha situado en el orden de los 1.200 dólares, pero hoy tenemos una caída como nunca antes en todo este tiempo. En términos de inversión es un momento diría ideal para avanzar con el inicio de proyecto o, en todo caso, motorizar refacciones”, dijo a iProfesional Pedro Brandi, presidente de Construya.

Sendos comercializadores consultados por ese medio señalaron que en las últimas semanas se intensificó la demanda de insumos como el cemento, el hierro y los ladrillos, pero también los pedidos de baldosas y cerámicos, sanitarios y grifería, y artículos para terminaciones en general.

“Los pedidos crecieron por el contexto de precios bajos en términos del dólar y porque hay expectativa en que la construcción retome ritmo en algún momento. O por lo menos que se levante la veda que hay en muchos distritos. Muchos constructores se stockean porque saben que los valores bajos no van a durar mucho cuando vuelvan las obras”, reconocieron a iProfesional desde un corralón ubicado en la avenida Juan B. Justo.

“Los pedidos hicieron que se haga más evidente el faltante que se registró más que nada en el último mes, a partir de la inactividad de las industrias. Por ejemplo, hubo un desabastecimiento importante de ladrillos. Chapas y cerámicos también empezaron a faltar”, añadieron las voces consultadas.

Medido en dólares, el metro cuadrado en materiales cayó 40% en dos años.

Pedidos que crecen
Desde un comercializador instalado sobre avenida Huergo se acercó una opinión similar. “De no haber demanda se pasaron a pedidos fuertes y la falta de un abastecimiento fluido generó algunos problemas para contar con ciertos materiales. El caso del ladrillo es el más conocido”, comentaron a iProfesional.

 

foto ilustrativa