Putin ganó el referéndum para mantenerse en el poder hasta 2036 en Rusia

MOSCÚ. El referéndum constitucional sale adelante con el 76,4% de apoyos y una participación del 64,9%, según los primeros datos.
El presidente Vladimir Putin logró una victoria rotunda en su intento de mantenerse en el poder hasta mediados de la próxima década, ya que los rusos votaron abrumadoramente a favor de respaldar el statu quo político del país a través de un referéndum que le permitiría aspirar a dos períodos más de gobierno luego de 2024, según los resultados preliminares de la consulta.


Los rusos acudieron a las urnas el miércoles para votar en un referéndum nacional sobre enmiendas constitucionales. La votación allana el camino para que Putin, quien ha gobernado durante dos décadas, siga siendo presidente hasta 2036.

La estrategia de la campaña hizo poca mención al verdadero propósito del referéndum, enmarcándolo como un retorno a los valores de familia tradicionales, con mensajes diseñados para apelar a los votantes conservadores.

“Nuestro país, nuestra Constitución, nuestra decisión” fue el eslogan del boletín informativo que explicaba la reforma constitucional a los votantes. El folleto detalla una serie de enmiendas, incluida una disposición que define el matrimonio estrictamente como una “unión de un hombre y una mujer”.

El gobierno ruso habilitó la votación anticipada la semana pasada en lo que se describió oficialmente como una medida para alentar el distanciamiento social en medio del coronavirus, pero los críticos han dicho que el gobierno ha alargado la votación y declaró el miércoles feriado nacional para alentar la participación de los votantes.

En un comunicado el miércoles, la directora de la Comisión Electoral Central, Ella Pamfilova, defendió el proceso a través de la siguiente declaración: “Durante todo el período de votación no se encontraron violaciones graves que hubieran requerido procedimientos de la Comisión Electoral Central”.

Los primeros resultados recuerdan a las elecciones presidenciales de 2018, en las que Putin ganó la reelección de manera aplastante con tres cuartos de los votos emitidos. En ese entonces, como ahora, Putin tenía la ventaja de estar en el cargo, además de medios estatales serviles que permitieron poco debate abierto sobre la política interna, así como un gran sector estatal que alienta a los funcionarios a votar para mantener el status quo.