La falta de billetes de $ 500 y $ 1.000 deja a los cajeros sin dinero y complica a los usuarios

ECONOMÍA. Muchos cajeros automáticos sólo entregan de $ 100 y $ 200. Se quedan sin plata más seguido y no dan montos grandes de una vez. Los bancos culpan al Central y alertan que se agravaría al llegar los aguinaldos.
Le llevó 15 minutos de cola a Fernando llegar al cajero automático. Metió la tarjeta. Pidió $ 12.000, lo que necesitaba para pagar unas cuentas y comprar provisiones. “Ingrese un monto menor”, le indicó la máquina. Él probó sin éxito con cifras más bajas hasta que, con $ 8.000, el ATM accedió: le dio 40 billetes de $ 200. Los otros $ 4 mil salieron al siguiente intento, mientras la fila crecía a sus espaldas: 20 papeles más de $ 200. Semejante fajo no cabía en su billetera. “¿Por qué no ponen plata grande en los cajeros?”, preguntó irritado a un empleado. “No hay”, fue la simple explicación. “En otros bancos me pasa lo mismo”, comentaron a coro otros clientes que esperaban.

Escenas como esta, registrada en una sucursal porteña, se multiplicaron en las últimas semanas, en coincidencia con los millonarios pagos de ayuda social por la pandemia de coronavirus. Se volvió habitual que los bancos, por ventanilla y en los cajeros automáticos, entreguen todo o buena parte de los montos en billetes de $ 200 y $ 100. Y eso hasta termina dificultando que algunos beneficiarios de la asistencia puedan cobrar.

Pidiendo anonimato, cinco fuentes independientes de distintos bancos del país confirmaron a Clarín que esto está ocurriendo, que se agravó y que se debe a que el Banco Central (BCRA) no está enviando billetes de $ 200 y $ 500 en cantidad suficiente. Idéntica explicación reciben los clientes en las sucursales, según testimonios que recibió este diario.

“Hoy, cuando pedimos cierto monto al BCRA, quizás nos envía la mitad en billetes de $ 1.000 y el resto en papeles de $ 100 o $ 200. Esto empezó a generar complicaciones, especialmente en Capital y el GBA, y en sucursales que hacen muchos pagos”, explicaron fuentes de un importante banco.

Esta situación complica la operatoria diaria de las tesorerías y ya afecta a la gente, no sólo por lo tedioso de recibir en varias decenas de billetes montos que se esfuman en una simple compra del súper. Según fuentes del sector, al entregar tanto cambio chico, las máquinas se traban y vacían más a menudo, quedando “offline” hasta recibir atención. Además, como los aparatos no dan más de 40 billetes por vez, la gente debe hacer 2 o 3 operaciones para llevarse montos mayores a $ 8.000 e incluso mayores a $ 4.000.

En este punto, el gran problema lo tienen quienes cobran el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) sin tarjeta porque el código que reciben sólo permite una única extracción por $ 10 mil. Entonces, si no hay billetes de $ 500 y $ 1.000 en la máquina, reciben un mensaje de error. Y deben, en plena cuarentena, recorrer varios ATM hasta hallar uno capaz de pagarles $ 10 mil de una vez. Eso está causando reclamos y discusiones en las sucursales.

“El Central distribuye lo que tiene, pero no alcanza. Porque no están dando abasto para imprimir todos los billetes grandes que se necesitarían para los pagos de asistencia social. Es problemático porque nos aumenta los costos y nos hace quedar mal con los clientes. Cargado el viernes con billetes grandes, el cajero puede durar operativo hasta el lunes; pero con todo de $ 100, el sábado temprano ya está vacío”, grafican en otra entidad de las más grandes del país.

Fuentes del sector contaron que la situación se planteó a las áreas técnicas correspondientes del BCRA, por ahora sin respuestas. Dicen que, por ahora, con diversos “malabares”, los ATM pudieron mantenerse con dinero disponible “casi al 100%”. Hay entidades que necesitaron para eso reservar los pocos billetes de $ 500 y $ 1.000 que recibían sólo para la recarga de los cajeros del fin de semana, y para pagos críticos por caja.

“Hasta ahora fue manejable, pero nos preocupa el ‘cuello de botella’ que podría generarse a fines de junio, cuando se junten los pagos del IFE, las jubilaciones y los aguinaldos”, coinciden los banqueros.

Ante la consulta de Clarín, sin embargo, el BCRA afirmó que “no hay faltantes de billetes” y que “no hay problema con los billetes que circulan”. La entidad dijo que hoy sólo se están imprimiendo billetes de $1.000, que los bancos “en general tienen provisión de billetes” y que éstos “se entregan según disponibilidad”. “Es un sistema. Hay determinada cantidad y se abastece a los bancos”, graficaron.

Y hasta apuntaron a las entidades al señalar que, en realidad, reclaman más billetes grandes para bajar sus costos. “El planteo que hacen es para que se imprima un billete de mayor denominación, que actualmente no está en estudio, como dijo el Presidente (Alberto Fernández)”, interpretan en la entidad monetaria.

El BCRA incluso recordó este domingo, en un comunicado, que los bancos deben entregar por cajero de al menos $ 15.000 diarios “y en una única operación, si el cliente así lo quisiera”. Para los bancos, por cómo actúa el propio Banco Central, eso no siempre podrá garantizarse.