IPS no tiene repelentes para sus afiliados pero les ofrece viajes a Mendoza

OBERÁ. Varios afiliados manifestaron su enojo con la obra social de la provincia ya que desde la semana pasada no dispone de repelentes, en el marco de la emergencia sanitaria declarada por Concejo Deliberante debido a la epidemia de dengue. No se trata del único faltante, desde hace varias semanas, clínicas y sanatorios están dejando de atender por deudas, como así también muchos especialistas, lo que obliga a los enfermos a recurrir a consultas en forma particular, aunque le sigan descontando la cuota todos los meses del recibo de sueldo.

En las últimas horas se conoció que también los proveedores han dejando de suministrar reactivos al laboratorio de la obra social, poniendo en peligro más de 3000 muestras de afiliados que esperan los resultados, muchos con urgencia. El Instituto de Previsión Social, que fue administrado hasta diciembre por el actual vicegobernador, Carlos Arce, fue arrasado por el gobierno renovador en la campaña electoral del año pasado, dejándolo con deudas por doquier. Cabe mencionar que en dichos comicios, el oficialismo se alzó con más del 70 de los votos de la población misionera.

Para colmo, pese a este contexto, el titular del IPS, Lisandro Benmaor, salió la semana pasada a anunciar viajes en cuotas al sur del país para los afiliados, cosa que causó malestar en éstos.