Un ex intendente con dengue y ya suman 255 casos no reconocidos por el ministerio

OBERÁ. En la tarde de este jueves, se confirmó que el ex intendente radical, Mario Bárbaro, también fue infectado por la enfermedad. El ex jefe comunal que gobernó en los años `80, reside a pocos metros del ex supermercado chino, sobre avenida Misiones y México, cuyo terreno lindante contenía miles de botellas con agua, haciendo de criadero. Se trata del sector de la ciudad con mayor cantidad de casos donde se efectuaron posteriormente fumigaciones.

“De tardecita le confirmaron en la clínica Epsom, en ese ratito fueron 10 personas, todos con dengue”, indicaron allegados al ex alcalde, agregando “está mejor, pero ayer y hoy de mañana fiebre y dolores corporales, ahora reposo no más”. Además contaron que “se cuidó, estas semanas con repelente, insecticidas, la casa parecía choza de tanto espiral…recorrí con el auto al lado del Jardín de los Pájaros, atrás de la casa de Marilyn (Bárbaro), el arroyo está lleno de porquerías, mugre y agua estancada, el arroyo entre la casa de Gauze, el Jardín de los Pájaros y la Av Italia, ahí podría pasar un avión de Vietnam con Napalm, paré con el auto un minuto y ya entraron 2 mosquitos por la ventana”, describió un familiar.

En esa zona, tras detectarse el terreno de la familia Perini con las botellas, se ejecutó un bloqueo con fumigación, pero de 160 casas, solo 23 dejaron entrar a los promotores de salud para revisar patios y jardines a fin de encontrar reservorios de agua.

 

Este caso se suma al hijo de un conocido profesor de educación física y otros confirmados en la misma clínica. Paralelamente, la página en Facebook de “Alerta Sanitaria” ya relevó más de 250 casos de personas con nombre y apellido que confirman tener la enfermedad a partir de análisis hechos en centros privados. Para la oposición local, el ministro de Salud, Oscar Alarcón debería renunciar por negar la realidad tras afirmar que solo hay seis casos en todo Oberá.

Según el protocolo que aplica el ministerio, en el hospital público solo se realizan estudios de serotipos a personas con cuadros febriles complicados que quedan internados, y cuando se detectan muchos casos en un barrio o sector, a modo de vigilancia del tipo de dengue. En el resto de los casos febriles, aunque tengan todos los síntomas del dengue, solo se rellena una planilla como “sospechoso”, y se les manda a la casa a hacer reposo, pero no entran en la estadística. De estas planillas hay más de 300 casos. De los pocos casos que se analizan con reactivos en el Samic, se envían a Posadas para una prueba de PCR que termina de confirmar o descartar, para luego cargar al sistema. De ahí sale el absurdo número de 6 que dio a conocer Alarcón.

Sin embargo, el gran interrogante es qué se hacen con los casos cuyos reactivos se practican en laboratorios y clínicas privadas, donde ya hay más de 250 serotipos positivos. ¿Acaso estos estudios llegan a Posadas y son descartados, mientras los enfermos reposan con fiebre y dolores en sus casas?, ¿o es que ni siquiera llegan?, ¿el ministerio oculta estos casos?. ¿qué tienen estos enfermos entonces?.

 

Alarcón llegó a Oberá el martes diciendo que “vino a dar tranquilidad y transparencia a la población”, pero no hizo ni uno, ni lo otro.

 

Mapa de los infectados:

 

No hay descripción de la foto disponible.