Aseguran que no es necesario fumigar para prevenir dengue: “sólo baja la población de mosquitos adultos, no de huevos ni larvas “

MISIONES. Lhea Alegre y Yanina Rodríguez, del Instituto Municipal de Vigilancia y Control de Vectores, en el marco de la capacitación que a casi 200 trabajadores de la Secretaría municipal de Salud en Posadas, hablaron de la problemática asegurando que se debe “desmitificar creencias arraigadas como la necesidad de fumigar para prevenir el dengue”. Por estos días, la municipalidad de Oberá, en conjunto con la provincia, realizan fumigaciones en calles y veredas de sectores donde hay personas infectadas con el virus a fin de lograr el bloqueo.

La Secretaría de Salud, Medio Ambiente y Desarrollo Humano impartió este martes un curso de capacitación a casi 200 trabajadores del área que trabajan en la tarea de sensibilización en las calles, casa por casa hablando con los vecinos, para prevenir el dengue, enfocados en la eliminación de criaderos, contribuyendo así a reforzar el plan de contingencia de lucha contra esta enfermedad que lleva adelante la Municipalidad de Posadas en conjunto con salud pública.

Los lineamientos fueron sobre los criaderos de los mosquitos en los patios, el control sobre los mismos y la importancia de conocer el comportamiento del Aedes.

Por su parte Yanina Rodríguez, técnica, resaltó que: “Hay que desmitificar algunas creencias arraigadas como la necesidad de fumigar para prevenir el dengue”. Ya que, según agregó la especialista, “la fumigación está indicada cuando hay casos sospechosos o positivos del virus, a través del bloqueo epidemiológico como para evitar que se transmita la enfermedad, ya que sólo baja la población de mosquitos adultos únicamente, no de los huevos ni de las larvas “.

La funcionaria aseguró que es necesario el compromiso de los ciudadanos porque son parte fundamental del plan de acción para evitar que más personas sean afectadas por esta enfermedad. Además comenta que la eliminación de los criaderos de mosquitos ubicados mayormente en recipientes artificiales (de paredes lisas y rígidas) con aguas estancada en las casas, debe ser un trabajo que realice cada uno de los vecinos para frenar la propagación del Aedes Aegypti, De lo contrario en 24 a 48 horas ya vuelven a nacer nuevos mosquitos.

Los síntomas del dengue son fiebre, dolor en los huesos y dolor de cabeza, dolores en las articulaciones, pérdida del apetito y dolor detrás de los ojos. Hay unos síntomas que son de alarma como decaimiento mayor, permanencia de fiebre, sangrado en las encías, en la orina, moretones en la piel y dolor abdominal persistente.