La ley establece hasta 5 años de prisión por homicidio culposo y lesiones en accidente de tránsito

OBERÁ. Según el Art. 84 bis del Código Penal, Enzo Gómez, viudo de Stella Maris Leverberg podría ser reprimido con prisión de dos (2) a cinco (5) años e inhabilitación para manejar por cinco (5) a diez (10) años, por conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo causando la muerte de su esposa. Por supuesto, resulta inverosímil que un juez en Misiones, provincia cargada de hechos de impunidad, aplique tal condena sobre un imputado ligado al poder político gobernante.

En febrero de 2017 entró en vigencia la Ley 27.347 que reformó los artículos 84, 94 y 193 del Código Penal. Justamente esos artículos hacen referencia a los delitos culposos y en especial a los homicidios y lesiones en accidente de tránsito. El artículo 84 bis eleva el mínimo de la pena a tres años, circunstancia que admite la prisión efectiva.

La nueva ley incorpora como novedad el concepto de “conducción temeraria” y los delitos de “conducción en estado de alcoholemia o bajo influencia de drogas”, “conducción sin registro habilitante” y la “participación en una prueba de velocidad con un vehículo con motor”, comúnmente denominadas “picadas”.Con esta reforma se consideran como agravantes el hecho de que el conductor del vehículo se fugue o no socorra a la víctima o el hecho de que estuviera bajo los efectos de estupefacientes o alcohol, el exceso de velocidad a más de 30 kilómetros por encima de la máxima permitida en el lugar del hecho o la violación de la señalización de un semáforo o de las señales de tránsito que indican el sentido de circulación vehicular. Tales circunstancias determinan un agravamiento de la pena pasando de ser una pena de ejecución condicional a una pena de ejecución efectiva.

Dese la puesta en vigencia de la ley, en agosto de 2019 la Justicia de San Juan sentó jurisprudencia al disponer el procesamiento con prisión preventiva de un joven de 21 años por conducir imprudentemente en estado de ebriedad y con gran temeridad, ocasionando la muerte de un hombre.

En Río Negro, un año antes, un Tribunal condenó al imputado Oscar De Piano como autor del “homicidio culposo agravado” del que resultó víctima la ciudadana Claudia Segura. A la pena de 5 años y 6 meses de prisión efectiva el Tribunal sumó la inhabilitación por el término de 10 años para conducir cualquier tipo de vehículo automotor y las costas del proceso.

El siniestro vial que se juzgó ante la ex Cámara Criminal Primera de Roca ocurrió en esa ciudad la mañana del 17 de enero de 2017 en la avenida Viterbori, a unos 220 metros al sur del llamado “paseo del Bicentenario”, cuando la víctima conducía una motocicleta de 110 cc y el imputado iba al mando de un Volkswagen Vento.

“La prueba reunida en la causa y su análisis permiten calificar el hecho como homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor, con un nivel de alcoholemia superior a 1 gr. por litro de sangre; a una velocidad de más de 30 km/h por encima de la máxima permitida en el lugar (la máxima era de 60 km/h) y con culpa temeraria”, tal como lo establece el art. 84 bis (primer y segundo párrafos) del Código Penal.

En Misiones, en noviembre de 2018, el ex intendente de la localidad de Arroyo del Medio, Cristóbal Barboza (56), fue condenado a 5 años de prisión de cumplimiento efectivo en la Unidad Penal Uno de Loreto, por haber provocado la muerte de Mario Alberto Andersson, el remisero de su misma edad contra quien chocó de frente una camioneta municipal que manejaba estando alcoholizado, el 19 de junio de 2016.
Además el tribunal lo inhabilitó para conducir vehículos por el término de diez años.

Enzo Gómez fue imputado el viernes pasado por “Homicidio culposo y lesiones culposas graves en accidente de tránsito”, una semana después de ocurrido el siniestro vial en Cruce Caballero, sobre la ruta 14. donde falleció Leverberg (57). Iba al volante de la camioneta Toyota SW4 que despistó y volcó circulando a gran velocidad. No se informó sobre alcohol en sangre, lo que sería un atenuante.

En el hecho, también resultó con graves lesiones su hija Florencia y una amiga de la familia, la docente Fanny Ruloff quien sufrió la peor parte de los sobrevivientes, con edema cerebral y politraumatismo de craneo.

El trámite en feria judicial recayó en el Juzgado de Instrucción 2 de Oberá, a cargo de Horacio Alarcón ya que subroga a Gerardo Casco, titular del Juzgado de Instrucción 3 de San Vicente, jurisdicción donde ocurrió el siniestro fatal.

Alarcón enviará esta semana el expediente a Casco, cuando éste se reincorpore a su actividad tras una licencia. El magistrado solicitó la filmación de la cámara de seguridad, ubicada en la estación de servicio que captó el hecho donde se observa a la camioneta circular a gran velocidad, despistar y dar varios vueltas antes de terminar sobre el guardarrail.

Además llamaría a declarar a algunos de los testigos y vecinos que asistieron a las víctimas, antes de la llegada de la ambulancia.

Al momento de siniestro, “Marilu” Leverberg no llevaba el cinturón puesto y fue despedida del vehículo sufriendo politraumatismos severos. Falleció horas después en el Samic de Eldorado tras sufrir dos paro cardíacos. El primero antes de llegar, en la ambulancia y el segundo tras ser estabilizada una hora después.