Adolescente violada por 5 sujetos: no le tomaban la denuncia y quisieron borrarle las pruebas del celular

CANDELARIA. La madre de una adolescente que fue víctima de una violación en Candelaria, reveló que cuando fue a denunciar el caso en la Policía “no me quisieron tomar la denuncia y me dijeron que borrara las pruebas” que tenía en el teléfono celular.

El dato fue divulgado por Estela M, progenitora de la menor que fue abusada por el empleador de su hermana cuando asistían al domicilio del acusado, una para realizar tareas de limpieza y la otra para cuidar a su sobrinito en el mismo lugar.

Por este caso que tiene un prófugo de 64 años, y otro que se registró el primer día de este año y que tiene cinco detenidos, este lunes hubo una marcha en para pedir justicia por las víctimas, dos adolescentes oriundas de dicha localidad.

En declaraciones a medios de Posadas, la mujer dio detalles de las gestiones que tuvo que realizar para denunciar el ataque que había sufrido su hija en la casa del empleador de su hermana, ya que en Candelaria se negaron a intervenir.

Al ser consultada acerca de las razones por las cuales las autoridades no registraron el grave hecho, Estela señaló que como toda respuesta le dijeron: “No hay pruebas suficientes”. Lo mismo sucedió en Fátima, adonde concurrió en segunda instancia.

En una de las dos unidades policiales que visitó, “me hicieron borrar los archivos que eran mi prueba”, dijo la mujer, aunque no especificó en qué unidad le dijeron que debía suprimir fotos o vídeos del caso que había registrado su hija mayor.

Con respecto a las razones que esgrimieron los efectivos al aconsejarle la eliminación de los archivos, contó que le dijeron que “eran hechos de instancia privada, que no podía exhibir, y que se lo hacía, podría tener serios problemas”.

Añadió en su peregrinar por las sedes policiales, “me decían que mi hija no era una nena, que era adulta, porque yo contaba que la víctima era ‘mi nena’, que la atacada era ‘la nena’ porque es así como yo siento a mis hijas”, expresó al canal 4 de Posadas.

“Ellos (por los policías) querían encubrir el caso, ya que fue una doctora la que me dijo que lo que estaba en el celular era entrar en la privacidad de las persona y que iba a tener problemas”, remarcó.

Por último, con indignación Estela señaló que “todo nos pasa por ser humildes, yo tengo solo tercer grado de primaria y no entiendo mucho de esto”, tras lo cual se sumó a la marcha de pedido de justicia para su hija y la otra adolescente por el acceso a Candelaria.

La Voz de Misiones