Los delincuentes "salen a los 3 días y amenazan a los vecinos que los denunciaron… El ex vivero es un cabaret"

OBERÁ. Fue en diálogo con INFOBER que Carlos Acuña, presidente de la comisión barrial de Villa Kindgreen comentó los varios problemas que están enfrentando los vecinos.

Entre ellos, el que resalta es el de la seguridad y, por eso, piden una comisaría en el barrio, se trata de un proyecto que está haciendo Acuña para poder presentarlo. Para que esto se concrete, la comisión va a donar dos mil ladrillos para hacer la comisaría o destacamento, aportando así una razón más para que se tome en cuenta este pedido. “El barrio empezó a crecer demasiado el tema de la delincuencia, es terrible. El otro día, a las doce le pelaron la casa a un vecino”.

En relación a la delincuencia, también profundiza agregando: “La policía conoce a los delincuentes, se conoce bien, se los llevan presos y a los tres o cuatro días ya están afuera de vuelta. Salen y amenazan a los que les denuncian, amenazan que le van a quemar la casa… Pero el problema acá en Oberá es que tenemos la puerta giratoria en la Justicia y, lamentablemente, nadie toma cartas en el aunto en este problema”.

“La droga está avanzando, hay menores de edad en eso; la pasta base es el maldito flagelo de la droga… El fin de semana pasado un chico se quiso suicidar, no lo hizo porque reventó la piola, todo por la droga y ya tenemos tres o cuatro muertes en el barrio por ese tema”.

Además, la inseguridad van de la mano con la poca limpieza y mantenimiento que recibe el barrio, ya que hay muchos terrenos baldíos en el barrio y “es una mugre”, expresaba. De esta manera, los vecinos reclaman de la cantidad de alimañas que se ven y Acuña asegura que “un vecino mató hasta 12 víboras en su casa”.

“No pedimos que tumben los árboles, pero que le obligue el municipio a limpiar por abajo”, reclama. Asimismo, añade que: “hay gente que tienen cables de un lado al otro del M’botaby para tener energía, un vecino le pasa al otro, y están esperando que muera una criatura para solucionar este problema que es grave… Lo mismo sucede con el alumbrado público, no se hace nada… Es vergonzoso”.

Sumado a esto, Acuña afirma que los baldíos y la zona de vivero “son cabarets” porque, según el mismo, la gente realiza todo tipo de “necesidades” en esos lugares, pero no obtienen solución de la municipalidad; “han encontrado, heladeras, garras, televisores… Es un problema grave y no estoy en contra de la policía, pero no se puede trabajar si la Justicia mira para otro lado. Hasta que no le roben a un juez o a un fiscal, vamos a ver si no le ponen preso como corresponde”.

“Hay delincuentes que tienen más de treinta delitos, diez o quince días está detenido el mismo tipo y lo sacan; ¿cómo puede ser que no junten todo eso y vean?”.

“Tuvimos dos o tres veces intentos de violaciones de chicos que van a la escuela y esto empieza a preocupar; la zona es gigante para la Primera, por eso el proyecto de la Comisaría para ayudar a la policía”, finalizó.