Se detuvo a cuatro jóvenes y se demoró a un adolescente por dos robos calificados

OBERÁ. Esta madrugada, mediante el rápido accionar de los efectivos de los Comandos Radioeléctricos Centro y Sur e Investigaciones, detuvieron a los autores de dos robos calificados perpetrados en el barrio 100 Hectáreas. A la vez recuperaron los elementos denunciados como sustraídos.

El procedimiento se concretó cuando los uniformados realizaban tareas de prevención por el mencionado barrio y fueron alertados primeramente por una joven, que dos sujetos ingresaron a su vivienda y amenazaron a su familia con un cuchillo, exigiendo dinero, pero tras la resistencia de su padre, los malvivientes se dieron a la fuga sin lograr su cometido.

Mediante los datos aportados, los efectivos montaron un amplio operativo de búsqueda y rastrillaje para dar con los sujetos.
En el marco del mismo, observaron a uno de los sospechosos, quien al ser interceptado por el personal policial agredió a los mismos con un trozo de madera y tras oponer tenaz resistencia, fue demorado.

El otro, en tanto, identificado como Víctor de 18 años, se ocultó en la propiedad de una vecina y allí fue detenido. En su poder incautaron el cuchillo, presumiblemente utilizado en la comisión del ilícito.

Por otro lado, los uniformados detuvieron a Ezequiel y a Nahuel, ambos de 19 años, como así también a Jesús de 20, sindicados como los autores de un robo calificado registrado en la misma zona.

El damnificado alertó a la policía a través de una llamada telefónica sobre la situación y de manera inmediata se constituyeron al lugar. Allí, relató que tres sujetos ingresaron a su domicilio, tras forzar el portón de ingreso y lo amenazaron de muerte con un machete. Asimismo, dañaron la puerta de su vehículo, ingresaron al interior y le sustrajeron la llave de encendido, 8 pendrives y un autoestéreo.

Inmediatamente los efectivos se abocaron a la búsqueda de los sospechosos, quiénes fueron ubicados en la intersección de las calles Peteribí y Pindó. Al notar la presencia policial reaccionaron violentamente e intentaron darse a la fuga, pero fueron rápidamente detenidos. En poder de uno de ellos se incautó un machete, la llave mencionada y un pendrive.

Todos los detenidos fueron examinados por el médico policial en turno y puestos a disposición de los Juzgados correspondientes.