Movimiento Evita, CTEP, el PAyS y la Renovación analizan cómo se aplicará la Emergencia Almentaria

MISIONES. Después de la sanción en la Cámara de Representantes de la Ley de Emergencia Sanitaria el 12 de septiembre, cuya autoría es del presidente del Bloque de Diputados del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, el Poder Ejecutivo puso a disposición a un equipo técnico y político que trabaja junto a las organizaciones sociales llevando adelante diversos mecanismos. Ahora se sumaron a los 76 Municipios de la provincia.

Esta reunión de trabajo se realizó en el Centro Provincial del Convenciones y Eventos de Posadas, presidida por el Vicegobernador electo, Carlos Arce, junto al ministro coordinación general de Gabinete, Adolfo Pischik, acompañado por representantes del Ejecutivo: ministras de DDHH, Agricultura Familiar y Desarrollo Social, la presidenta del Colegio de Nutricionistas de Misiones, Gabriela Reyna Allan y organizaciones sociales como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), junta a otras.

Además de más de 55 intendentes, entre ellos cuatro mujeres jefas comunales, con quienes se determinaron los lineamientos de trabajo del programa que es prioridad en la agenda del Poder Ejecutivo.

“Necesitamos saber qué tenemos y qué falta”

El presidente del IPS, y vicegobernador electo, agradeció la disposición de los y las jefas comunales y detalló que importante que los que terminan sus mandatos y no fueron reelectos, tengan comunicación con los que asumen el 10 de diciembre, porque este trabajo va a traspasar esa fecha.

“Esto no es una cuestión personal de cada intendente, porque a cada Municipio le vamos a pedir que organice un consejo asesor comunal dentro del esquema de la Emergencia Alimentaria”.

Arce señaló que todas las intendencias tienen un área social, por lo tanto se le solicitará que tengan organizado, y entreguen al Ejecutivo un  expediente técnico de esas áreas para que el Gobierno sepa con qué se cuenta y qué se necesita.

“Es preciso contar con ese relevamiento. Ya lo estamos haciendo con todos los criterios de las organizaciones sociales; y ahora necesitamos saber qué tiene cada Municipio en el rubro asistencia alimentaria y subsidios, que nos informen sobre merenderos y comedores y a cuántas personas llegan con las asistencias y el mecanismo de entregas”, dijo.

Incorporar a alumnos que comen en las escuelas

El doctor Arce expresó que es fundamental que cada intendente conforme un Consejo en su Municipalidad, y esa será una comunicación técnica con el Ejecutivo. Todos estos datos le llevarán al gobernador para plantear lo registrado en Ministerios y organizaciones sociales, y con esos datos analizar qué necesidades existe en la provincia.

Explicó que se trabaja sobre la urgencia, y pidió que no pase más de una semana para enviar los datos y comenzar en octubre hasta el 15 de diciembre como una primera etapa porque en esa fecha terminan las clases.

“Tenemos que relacionar a una serie de cosas, y lo fundamental es que después del cierre del ciclo lectivo, sumemos a los 209.000 chicos misioneros que reciben una asistencia en los comedores escolares, y que va a cambiar un poco el mapa, por eso lo antes posible con la información en la mano, estaremos hablando con el Gobernador. Estamos ajustados; pero vamos a tratar de ser lo más concretos posibles, porque para el Ejecutivo necesita saber cuánto tenemos que invertir y por eso debemos muy concretos con la información”, afirmó Arce.

“Si aceleramos los registros es un día menos de hambre”

El diputado Martín Sereno, secretario general de la CTEP y el Movimiento Evita y autor de la Ley de Emergencia Alimentaria, enfatizó que es urgente la necesidad de implementar la herramienta de la Ley.

“Creemos que todos los y las intendentas que asisten con alimentos a comedores y merenderos, deben tener un mapeo de lo que están haciendo, con una información clasificada y organizada.

Entonces quizás en una semana ya puedan contar con una base de datos sobre dónde va la asistencia, confiamos que ese trabajo está organizado, por eso pedimos que por favor hagan el esfuerzo de acortar esos plazos, porque cada día que ganamos es un día menos de hambre.

Con los informes y el armado de los Consejos Municipales, se podrá articular mejor el trabajo. Las organizaciones sociales somos parte del Consejo Provincial y ponemos a disposición en cada Municipio donde estamos trabajando, a nuestros referentes para que se sienten en esa mesa, que será una réplica local de lo que la que armamos acá, para articular y optimizar la llegada de los recursos a todos y a todas”, dijo Sereno.

Las organizaciones militan en unas 50 comunas

Para el legislador la prioridad es que ante el hambre, el objetivo es llegar a la mayor cantidad de gente. Los registros que entregaron al Ejecutivo habla de que las organizaciones sociales en toda la provincia asisten alimentariamente -y con déficit, por eso se creó la Ley de Emergencia- a entre 17.500 y 19.000 personas, la mayoría son niños y niñas. Esa es la ración diaria que brindan.

“Todavía se puede modificar el mapeo; pero estamos haciendo esa tarea en más o menos 50 municipios. En algunos contamos con referentes de las organizaciones; pero sin merenderos ni comedores porque no tenemos los recursos materiales para hacerlo.

Ponemos a disposición nuestra estructura que es de más o menos 2000 personas que trabajan y lo seguirán haciendo para colaborar en paliar el hambre, y eso no tendrá ningún costo adicional para los Municipios. .

Este es un trabajo en conjunto. Hasta ahora lo hacemos por separado; el Gobierno provincial, municipal y también las organizaciones.

Pero como no damos abasto, combinemos los esfuerzos y las estructuras. Existe una herramienta primero para lo urgente que es llevar alimentos, y en el mediano y largo plazo, como dice la ministra de Agricultura Familiar, debemos fomentar la producción de comestibles frescos, sanos.

Este programa quiere trabajar comprando los productos a nuestros pequeños productores, y éstos al generar más y con el Estado comprando esa producción, ya está ayudando a esa familia que al estar mejor, necesitará menor asistencia del Estado, y también habrá mayor circulación económica en otros sectores”, aseveró Sereno.

Duplicar las cocinas centralizadas

En el marco de la Ley de Emergencia Alimentaria el Gobierno decidió duplicar la producción de las cocinas centralizadas de Posadas y extender la distribución a los 37 comedores que funcionan en el área del Ministerio de Desarrollo Social. Algunos poseen cocina propia y reciben mercaderías en vez de comida elaborada. En ellas se elaboran 40 ollas diarias y cada una tiene 180 raciones de comida equivalentes a 7.200 raciones y se brinda los lunes, miércoles y viernes; pero “ahora queremos llevar a 85 ollas por día de lunes a viernes, o sea que hablamos de 15.300 platos de comida”, indicó el ministro de gabinete, Adolfo Pischik.

Agregó que el objetivo es optimizar la producción y la calidad de los alimentos. Para eso se reunieron con el Colegio de Nutricionistas -su titular estaba ahí- y de Trabajadores Sociales que ayudarán a efectuar un relevamiento y seguimiento de los casos. El Ministerio de Salud Pública hará las medidas de peso y talla, y también se ofreció a colaborar en la tarea la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM.

Enseñar a plantar: no es lo mismo comer que nutrirse

La licenciada en nutrición, Gabriela Reyna Allan, destacó en la misma línea que Sereno que los Municipios pueden hacer compras locales y darle una mano al comerciante, tal como se hace con los comedores escolares en la provincia.  “Estamos hablando desde 28 millones mensuales que llegan a las localidades, por eso los comedores no tienen compras centralizadas, justamente el espíritu del programa es eso, y por eso es tan importante la presencia de los intendentes para este programa. Queremos replicar ese modelo, junto con las organizaciones sociales que tienen producciones de huertas, cooperativas”.

La profesional señaló que hay una emergencia; pero no hay que dejar de enseñarle a la gente a plantar, y que también en los consejos municipales que armen, el componente de capacitación no esté ausente.

“A veces pasa que en las familias comen todos los días, pero no se nutren, entonces tenemos que empezar a mirar cómo y que estamos cocinando, si hay nutricionistas en el Municipio, muchas y muchos ya expresaron su voluntad de trabajar y hay que incorporarlos, porque tenemos que lograr ciudadanos bien nutridos para hacer frente a las realidad que estamos atravesando”, remarcó la nutricionista.

Pidió no olvidar a las escuelas EFAS y a las IEAS que están en varios territorios, y que quizás pueden aportar la capacitación y alguna ayuda para sumar.