Emergencia Alimentaria: Se destinarán entre $4.061 millones y $10.489 millones extras a políticas públicas de alimentación y nutrición

BUENOS AIRES. El Senado sancionó por unanimidad la ley que prorroga hasta 2022 la emergencia alimentaria, después de un debate en el que no faltaron críticas al oficialismo, que casi no tuvo expositores. Con 61 votos a favor, el proyecto fue convertido en ley a menos de una semana de que fuera aprobado por la Cámara de Diputados.
La iniciativa prorroga hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria nacional y establece un incremento de al menos el 50 por ciento “de los créditos presupuestarios vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas de alimentación y nutrición”. Organizaciones sociales y políticas se concentraron frente al Congreso de la Nación para exigir la aprobación del proyecto.
“La votación fue muy positiva, más allá de las distintas opiniones. Nuestra posición es muy clara, estabábamos convencido de que esto era muy necesario”, le dijo a TN Carlos Caserio, jefe del bloque del Partido Justicialista, ni bien terminó la votación en el Congreso.
Federico Pinedo, Presidente provisional del Senado, destacó la importancia de la implementación: “Si hay una sola persona en situación de hambre, es una emergencia que se tiene que resolver, por eso se votó tan rápido en las dos cámaras”.
La iniciativa también faculta al jefe de Gabinete a que actualice trimestralmente las partidas presupuestarias, tomando en cuenta la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el rubro “alimentos y bebidas no alcohólicas” y la de la canasta básica alimentaria que mide el INDEC.
Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), el impacto fiscal del proyecto oscila entre los $4061 millones y los $10.489 millones. En el Gobierno entienden que la medida no alterará las cuentas del Estado ya que lo que se hará es una redistribución de partidas y no la puesta en marcha de nuevas.
Minuto a minuto
“Hablamos de los desnutridos como cifras”
El senador Fernando Pino Solanas aseguró que “cinco millones de argentinos comen una sola vez por día” y cargó con dureza contra el gobierno de Mauricio Macri: “Si algo expresa la política nacional de estos tiempos es la deshumanización. Los derechos humanos no están en primer rango. Hablamos de los desnutridos como cifras”.
“El hambre ya se instaló en la Argentina”
Beatriz Mirkin, senadora de Tucumán, criticó la tardanza en el tratamiento de este proyecto. “El hambre ya se instaló en la Argentina”, subrayó. En esa misma línea, recordó que ella ya había presentado iniciativas similares hace tres años, pero disparó que no las quisieron debatir y perdieron estado parlamentario.
“Esto es producto de políticas erróneas”
Guillermo Pereyra, senador nacional de Neuquén, remarcó que la emergencia alimentaria en el país está vigente desde 2002. Con respecto a esto, reflexionó: “Si dura tanto tiempo, ¿no será que ya no es una emergencia? Es un problema coyuntural que tenemos en la Argentina, producto de políticas erróneas”.
“La Argentina está en default”
José Mayans, senador nacional de Formosa, focalizó en la crisis económica que afronta el país. “La Argentina está en default”, aseveró en la sesión. En la misma línea, sostuvo que la mayor parte de la población “no está conforme con las políticas públicas de este Gobierno”.
A su vez, Mayans cuestionó el decreto de Mauricio Macri de la rebaja de impuestos (IVA, Ganancias, entre otros) tras la devaluación, ya que aseguró que impacta negativamente en la coparticipación.
“No se sabe cómo se va a distribuir”
María Cristina Fiore Viñuales, senadora nacional por Salta, lanzó fuertes críticas contra quienes aseguraron que el hambre “es un eslogan de campaña” y expresó su preocupación por las eventuales dificultades para implementar el proyecto: “No se sabe cómo se va a distribuir. La ley no dice absolutamente nada”.