“La gente decía apoyamos a la Renovación pero queremos la boleta de Cristina”, dijo el rovirista “Pelito” Escobar

POSADAS. El titular del ministerio de Bienestar Social, Ricardo “Pelito” Escobar, habló de la llegada de la candidata a Vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner a Posadas.

El dirigente ultrarovirista, que administró uno de los presupuestos más altos de la provincia, fue cuestionado, en ese momento, por la compra a unos pocos proveedores y gastos millonarios en alimentos que no se veían en los comedores comunitarios.

Ahora, reapareció para hablar de la expresidente y calificó de una visita “muy esperada”. “En las PASO se notó ese apoyo”, señaló en una entrevista con el portal Página 16.

En ese sentido, indicó que “Cristina Fernández es un emblema político de las últimas épocas, un emblema muchas veces odiado, difamado, atacado” asimismo resaltó que los sectores populares se apropiaron de ese emblema, “de su figura política como propia”.

 

-¿Hacía falta un fenómeno político?

Los pueblos eligen casi espontáneamente estas situaciones. Dentro de los medios y la misma política, muchos no se dieron cuenta de que esto iba a ocurrir. Sin embargo, esto se sentía en los barrios de Posadas y del interior.

La gente lo decía, “apoyamos a la renovación en la provincia pero en la elección nacional queremos la boleta de Cristina”.

La verdad que es un fenómeno político y creo que va a crecer un poco más en las próximas elecciones. Seguramente la gente revaloriza mucho lo que se vio en estos doce años durante la gestión de Néstor y Cristina. Y por otro lado se da ese fenómeno social de salir a defender al más débil. Cristina fue muy perseguida, difamada, perdió a su compañero, su hija está enferma. Hay situaciones límites donde el poder abuso mucho de su autoridad e impunidad y la maltrató bastante. La gente repudia estas cosas.

-¿El fracaso económico del gobierno de Cambiemos posibilitó el regreso de Cristina?

Seguro que sí. Como decía Perón ‘el tema del bolsillo es fundamental’. Un gobierno tiene que dar bienestar a la sociedad. Perón decía ‘gobernar es generar trabajo’. Si no hay trabajo no hay dignidad, y eso es lo que está pasando. Millones de argentinos se quedaron sin trabajo y sin posibilidad de sostener a su familia, con todo lo que eso significa.

Hace poco estuve en Buenos Aires y es increíble la agresividad y la violencia que hay, mucha gente tirada en la calle, familias enteras, cosa que no se veía más.

Estamos en un momento gravísimo.

-El Arzobispo de Salta le dijo a Macri que se lleve la cara de la gente pobre, ¿qué pensás de eso?

Es un mensaje muy fuerte, porque un Presidente como Macri que prometió pobreza cero y una serie de cosas más, pensando que el cambio iba a traer bienestar, progreso y una mejor calidad de vida y no solo que no se dio sino que sintió que se le ha mentido. Es muy grave y violento.

Hay que reconocer que los intendentes, los gobernadores y los movimientos sociales han servido como muro de contención al reclamo, a la protesta, a poder socorrer la emergencia.

-Después de las elecciones de 2015, la gente critica mucho a los movimientos sociales, el sindicalismo, el movimiento en la calle… En algún momento Macri quiso desarmarlo y no pudo…

Y sí, es el viejo sueño de algunos sectores económicos, disolver a los movimientos populares. Acá siempre se atacó al Peronismo, en el 55’, en el 76’, después de Néstor y Cristina.

Siempre se intentó desarrollar una política de debilitamiento o desorganización muchas veces a través de las dictaduras con asesinatos, persecuciones, cárceles, desapariciones y en estas épocas con unas políticas fuertemente económicas, de achicamiento del aparato productivo, de desempleo. Y por supuesto, una judicialización sin límites e indiscriminado.

-Kicillof dijo “volvemos, pero volvemos más tranquilos y más trasparentes”, para esta instancia electoral, ¿el Kirchnerismo hizo alguna autocrítica?

Creo que el Peronismo en general ha hecho una autocrítica y eso posibilitó la unión, de ponerse de acuerdo en función de un objetivo común que es defender la democracia, pero con un contenido de justicia, de distribución del ingreso, de igualdad de oportunidades. Es  muy importante la iniciativa política de Cristina que ha dado  el puntapié inicial para que esto sea posible.

Es la persona más apoyada en la sociedad argentina y sin embargo dijo que hay que garantizar un triunfo convocando a todos por esto surgió la figura de Alberto Fernández quien, sin dudas, es un gran cuadro político, un gran dirigente.

Esta instancia posibilita que todo el Peronismo confluya y sea una opción posible de poder nuevamente.

-¿Cómo ves una gestión de Alberto en presidencia y Cristina en la vice?

Yo creo que se complementan, se conocen bien.  Obviamente el peso político de Cristina es muy fuerte. Pero yo creo que los dos saben, y todos sabemos, que acá no hay margen para joder o creerse el ombligo del mundo. Ni ellos ni nadie. Acá en Misiones o en cualquier lugar de la Argentina.

-¿Qué tipo de Peronismo va a necesitar un eventual gobierno del Frente de Todos?

El Peronismo tiene que hacer la de siempre, la del Peronismo comprometido con la sociedad, con las mayorías. Si vos haces una política distributiva, del ingreso, de justicia, de igualdad, de ampliación de derechos, millones de argentinos te van a acompañar.

Obviamente, hay que dialogar con todos los sectores sin creer que se tienen todas las verdades. Néstor Kirchner lo decía “las verdades son relativas”, cada uno tiene un poquito de verdad y hay que saber equilibrar y conducir.

-¿Cómo entra el esquema provincial, de la Renovación, dentro del Frente de Todos?

Misiones nace como parte del movimiento Nacional y Popular, desde su identidad provincial. Nosotros somos misioneristas porque defendemos los intereses de Misiones. Defendemos un perfil propio y autónomo de acuerdo a nuestras necesidades.

Muchas veces  el centralismo porteño, sea del sector que sea, desconoce la realidad de cada provincia o tienen una mirada muy porteña de las situaciones.

Creo que realmente estamos en un momento donde hay que repensar la Argentina. Me gusta cuando Alberto Fernández habla de profundizar un país más federal y dice “voy a gobernar con 24 Gobernadores y un Presidente”. Me gusta ese planteo,  creo que las provincias tienen que opinar más fuertemente y darle más participación al NEA y el NOA.

-Macri planteó que la discusión electoral es más cultural, ¿cómo ves a la sociedad en esta instancia?

No sé a qué se refiere. En realidad, la gente la está pasando muy mal, hay necesidades extremas. Hay millones de argentinos que no tienen para comer o están viviendo en una miseria terrible, además de la disminución de valores y el aumento de la violencia. Yo creo que se mezclan todos los temas: económicos, social, cultural, político. Este es un gobierno para un sector económico concentrado del poder y sectores de la clase media minoritaria.

-En caso de un eventual gobierno del Frente de Todos, ¿Cómo lo ves?

Creo que no sería fácil porque hay una deuda externa muy fuerte y hay que cumplir con obligaciones pero por otro lado, hay urgencias en la sociedad argentina. Tanto en sectores medios como trabajadores que hay quedado afuera del sistema.

Todo es para ayer, por lo tanto hay que dar respuestas a esa realidad y eso no va a ser fácil. Con mucha audacia y coraje hay que reencausar los fondos para dar respuestas a las prioridades.

-Pichetto salió a decir que en Argentina no hay hambre…

Particularmente a las personas que traicionan su historia política, en el caso de Pichetto, no tengo ni un tipo de respeto así que no puedo opinar de gente que no tiene palabra.