Bonadio envía a juicio oral a Cristina, acusada de liderar una asociación que cobraba sobornos

BUENOS AIRES. El magistrado elevará la causa en pleno arranque de la campaña electoral. La exPresidenta está acusada de ser la jefa de una organización que cobraba sobornos.

Mientras empezó el primer tramo de la campaña electoral rumbo a las generales, el juez Claudio Bonadio tiene decidido elevar a juicio oral a la expresidenta y candidata a vice Cristina Kirchner en la causa de los cuadernos de las coimas. Está acusada de ser la líder de una asociación ilícita que recaudó sobornos.

De esta forma, el magistrado dará por concluida esta semana la etapa de la investigación del caso más resonante de presunta corrupción durante el kirchnerismo, que tiene como procesados a la exPresidenta, a exfuncionarios del entonces ministerio de Planificación y a un centenar de contratistas del Estado. Además, según Clarín enviará a juicio el tramo del pago de coimas en los subsidios a los trenes y la parte por lavado de dinero que involucra al entorno de Daniel Muñoz, pero sólo la ruta de fondos en el exterior.

Cuando el expediente sea llevado a juicio oral deberá sortearse el Tribunal Oral que juzgará a los involucrados en la causa madre, que tiene seis desprendimientos. Ese Tribunal, a su vez, tendrá que definir la fecha del arranque del proceso que tendrá a Cristina Kirchner en el banquillo de los acusados.

Bonadio la semana pasada dio por corroborados los aportes realizados por los 31 arrepentidos de la causa cuadernos y afirmó que permitieron lograr un “significativo avance” en la investigación y en otras causas vinculadas. Para arribar a esta conclusión, el magistrado analizó cruces de llamadas y registros bancarios y determinó que los acusados no mintieron al declarar a cambio de una mejora en su pronóstico legal.

“Podemos afirmar que sus testimonios posibilitaron lograr un significativo avance en la investigación llevada a cabo en la presente causa y sus conexas”, aseguró el magistrado en un documento de 125 páginas, en el que valoró uno por uno los aportes de los arrepentidos, comenzando por el del ex chofer del ministerio de Planificación Federal del kirchnerismo, Oscar Centeno.

En este expediente se investiga una compleja red de pagos de coimas a funcionarios kirchneristas por beneficios en la asignación de obras públicas. Todo quedó registrado en los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

Semanas atrás, Cristina Kirchner había pedido ir a juicio oral en la causa luego de que Carlos Beraldi, abogado de la senadora de Unidad Ciudadana, le entregara al juez un documento en el que advierte sobre lo que considera es “la ausencia manifiesta de un órgano jurisdiccional que en esta instancia pueda reparar” la cadena de “ilicitudes” de la investigación.

La defensa había considerado “imprescindible” pasar a la instancia de juicio oral en esta causa para exigir “una vez más, el restablecimiento de los principios constitucionales que hacen al debido proceso legal, del que deben gozar todos los habitantes de la Nación, sin excepción alguna”.