Vecinos se quejan del intenso olor cloacal en la zona de la planta de la CELO

OBERA. Vecinos de los barrios Sixten Vik, Hultgren, Londín, Lindström y Falk se quejan de los malos olores generados por la planta cloacal de la CELO que opera a la vera del arroyo Mbotaby.

 

“Tipo las siete de la tarde comienza el olor a cloaca todos los días” contó Analía del barrio 80 Viviendas detallando que ya llevan 5 años con este problema. El olor es intenso y vienen presentando reclamos ante la CELO sin respuestas. “Cuando ellos vinieron a ver que habíamos reclamado no dijeron que era porque se había roto un caño y ahí arreglaron, pero el olor sigue día a día”.

La planta de tratamientos de líquidos clocales tiene casi 30 años. Las aguas servidas, una vez hecho el proceso, son vertidas al arroyo pero.

En 1990 comenzó su construcción inaugurada en 19 septiembre de 1993 anunciada con capacidad de 10 mil conexiones. Actualmente tiene 8.300 conexiones entre comercios y viviendas.

El sistema de tratamiento de los líquidos residuales empleado en la Planta es el de barros activados con aireación extendida. Este tipo de tratamiento es puramente biológico y los microorganismos son los encargados de degradar la materia orgánica presente en el mismo.
La transformación se realiza en una cámara de 5.000 m3 de capacidad denominada cámara de aeración, esta es similar al proceso de auto depuración existente en ríos, lagos y lagunas pero acelerado, reforzado y controlado artificialmente ya que los organismos se agrupan en un espacio reducido y en gran número, el aporte artificial de aire permite que los microorganismos encuentren el oxigeno suficiente. Luego el licor mezcla obtenido, liquido que contiene gran cantidad de sólidos, pasa a otra unidad denominada sedimentador secundario que permite la decantación de las partículas sólidas que regresan al sistema o son descartadas y el liquido clarificado es transportado a la cámara de contacto donde se adiciona hipoclorito de sodio y este liquido constituye el efluente de la planta que se descarga al arroyo Mbotaby, cercano a la confluencia con el Arroyo Tuichá, que a través de estos procesos recepciona un líquido tratado que no afecta al ecosistema y medio ambiente del mismo.
Los barros obtenidos del sistema se eliminan a las playas de secado donde por infiltración y evaporación del líquido se obtiene el producto deshidratado que se puede utilizar como relleno sanitario o fertilizante.

Detalle de trabajos que allí se efectúan
El tratamiento se desarrolla en tres etapas:
 Pre-tratamiento consistente en una cámara de rejas que detiene material sólido que no puede tratarse como trapos, preservativos, toallas higiénicas, plásticos, residuos en general que llegan a través de las cañerías, y en el desarenador precipita el material inorgánico: arenas, tierra y piedras.
Luego el Tratamiento Secundario en el cual se transforma la materia biodegradable en sustancias más simples y agua a través de bacterias aeróbicas a las cuales se les brinda comida (líquidos residuales), oxígeno a través de aireadores y temperatura adecuada, en estas condiciones realizan su trabajo de transformación.
Una vez transformada la materia se separa en dos fases: líquido-sólido en el sedimentador secundario.
Por último, la tercera etapa es la Desinfección del líquido clarificado, al cual se le agrega hipoclorito de sodio en dosis convenientes y los sólidos obtenidos del sedimentador secundario son secados en playas que tienen filtros de arena y grava para su posterior uso como abono o enmienda orgánica.

Controles de calidad
El control de calidad de los efluentes volcados al arroyo Mbotaby se realiza en el Laboratorio de Agua y Efluentes de la C.E.L.O, que mediante la evaluación de características físicas, químicas y microbiológicas tanto en afluente – efluente como en el resto de las unidades intervinientes verifica el proceso de depuración. Este control a su vez es realizado por el Ente Regulador –E.P.R.A.C.-desde el año 2003, fecha en que se otorgó la Concesión a la CELO de los servicios de agua y cloacas por el Gobierno de la Provincia de Misiones.
Los parámetros que se vigilan son físicos tales como temperatura y ph, químicos: cloro residual, oxígeno disuelto, contenido de sólidos, nitrógeno, fósforo, sulfuros, grasas, aceites, detergentes y microbiológicos: recuentos de bacterias coliformes totales y fecales, shigella, salmonella y vibrio cólera, que se deben encontrar en los rangos y límites que establece la legislación provincial (Ley n° 2267, decreto 2149).
Para realizar esta tarea, trabajan en el sector un total de 19 personas trabajan en el servicio, de los cuales,10 son operarios de planta que operan, controlan y se encargan de limpieza y toma de muestras en la depuradora, 6 personas que conforman el equipo de redes para mantenimiento preventivo: que periódicamente realizan tareas de inspección de las colectoras principales y mantenimiento de emergencia atendiendo los reclamos más frecuentes que son los de obstrucciones de cañería, tanto en las conexiones domiciliarias como en las cañerías colectoras.
Se completa el staff con personal de maestranza, bioquímica e ingeniera encargada del sector.

Anuncios