Para el ex candidato a Defensor del Pueblo, Gauchat no debe ordenar el desalojo porque las tierras estaban sin uso

OBERA. El abogado de Derechos Humanos y ex candidato a Defensor del Pueblo por el PAyS, Partido Agrario y Social, Ramón Enriquez difundió una carta abierta manifestando su preocupación por la detención de Hugo Silva, a quien considera “preso político”.

Además asegura que técnicamente no usurparon tierras, pues no hubo “despojo” (desplazar a quien ocupa el espacio físico) porque nadie habitaba la tierra intrusada, por lo que ven al pedido de desalojo que hacen los propietarios como ilegítimo y a la jueza que interviene, Alba Kuzmann de Gauchat, sin herramientas jurídicas para dar la orden al tiempo que califica de insólito tener al cabecilla de usurpaciones. Para el letrado que aspiraba ocupar el cargo que finalmente quedó en poder de Patricia Nittmann; la justicia quiere enviar un mensaje de adoctrinamiento a los sectores vulnerables que quieran manifestarse, así sea tomando tierras públicas o privadas y consideró que si existen propietarios, no basta con que exhiban un boleto de compra y venta, si no que deben demostrar posesión mediante el título porque se tratan de tierras desocupadas, sin habitantes. Fue en declaraciones a El Aire de Integración.

 

“Quiero expresar mi preocupación por la arbitraria detención de más de 15 días que sufre el dirigente tarefero Hugo Silva.
Al que se le negó el derecho a la excarcelación por el supuesto peligro que interfiera en la investigación del hecho denunciado calificado como usurpación, delito que tiene una pena máxima de 3 años por lo que correspondería la excarcelación solicitada.
En todo el tiempo que lleva de detención no se ha avanzado en nada en la investigación del supuesto ilícito, lo que nos lleva a pensar que se trata de una simple excusa para mantenerlo detenido.
Y si nos adentramos al supuesto delito denunciado se puede observar prima facie, que el juzgado también debió apreciarlo, que no existió tal delito, ya que en primer lugar no existió la acción de despojar a otro como exige el tipo penal, por cuanto nadie ejercía ni la posesión ni la tenencia de las tierras ocupadas, no había ninguna señal que perteneciera a alguien.
Tampoco existió violencia contra personas o cosas, ni tampoco clandestinidad, la ocupación fue pública y pacífica. Y para colmo, la persona que realiza la denuncia del supuesto ilícito solo presenta un boleto de compraventa, que solo tiene valor entre las partes, ya que cualquier transacción sobre inmueble debe ser hecho en escritura pública e inscripto en el registro respectivo.
Y en el caso que exista un propietario de esas tierras tiene la acción de reivindicación de la propiedad, recurso este contemplado en el Código Civil.
Todo esto me lleva a pensar que Hugo Silva es un preso político, que su detención innecesariamente prolongada tiene la única finalidad de disciplinamiento social, criminalizar la protesta, amedrentar a los dirigentes sociales, cuando la respuesta debería ser atender las necesidades de aquellos marginados que solo reclaman un derecho constitucional, que es tener una vivienda digna.
Y cuando la arbitrariedad se impone a la justicia todos estamos en peligro”

RAMON MARTIN ENRIQUEZ
Abogado defensor de los DD. HH.