Condenan a banda de Misiones y Paraguay que escondía drogas en cubiertas de camión

MENDOZA. El cargamento de drogas incautado por los gendarmes el 20 de agosto del 2016 en el límite con San Luis permitió la desarticulación de la banda narco que operaba en Paraguay, Formosa, Misiones y Mendoza y pretendía llegar a Chile.

Se trata de una organización internacional que operaba en el norte del país y también en Mendoza y fue desbaratada en agosto del 2016, cuando traía más de 300 kilos de marihuana. Recibieron penas de entre 8 y 10 años según publicó el diario local El Sol.

A la organización narco internacional comenzaron a investigarla después de que le secuestraran el celular a un hombre que cayó con 44 kilos de marihuana compactada en Punta de Vacas en el 2015.

Ernesto Rolando Vallejos viajaba en un Renault Clio y lo capturaron cuando detectaron sus movimientos. El análisis del aparato de telefonía, principalmente de sus contactos, permitió conocer la existencia de una banda criminal dedicada al tráfico de estupefacientes que tenía base en Mendoza.

Casi un año después, luego de una serie de trabajos de inteligencia, personal de la Gendarmería Nacional desarticuló la gavilla integrada por un chileno, dos mendocinos, un sanjuanino, un bonaerense y dos misioneros que tenía pensado distribuir en Chile un cargamento de más de 300 kilos de marihuana que había adquirido en el norte argentino.

Los gendarmes le frenaron el paso en el Arco Desaguadero mientras parte de la banda llegaba a la provincia en camión y un rodado menor que la escoltaba y descubrieron que la hierba prohibida venía oculta en las cubiertas y la cabina del pesado rodado.

Este miércoles por la mañana, después de un par de semanas de debate oral, el Tribunal Oral Federal Nº2 de la provincia halló culpables a los siete procesados y los condenó a penas de entre 8 y 10 años de encierro.

La fiscalía, a cargo de Gloria André, había solicitado condenas más duras para los dos cabecillas, quienes tenían domicilio en Villa Nueva y San José, en Guaymallén y fueron atrapados un par de horas después de la incautación de la mercadería ilegal.

De esta forma, Ramón Alberto Varela (43) y Cristian el Padrino Escobedo (46) recibieron la sentencia más dura y multa de 40 mil pesos por considerarlos coautores de delito transporte de estupefacientes en calidad de organizadores o financistas.

Por su parte, Rogelio Antonio Flores (51), Teobaldo Raúl Gatica (46), Tomás Ariel Villa Damián (25), Tomás Villa del Valle (51) y Reinaldo Ramón Romero (47) fueron hallados culpables por transporte de la droga agravado por la participación de tres o más personas y los condenaron a 8 años de prisión y multa de 25 mil pesos.

André había pedido en los alegatos 14 años para los dos señalados líderes, Varela y Escobedo, entendiendo que les correspondía el agravante por la participación de tres o más personas, pero, el tribunal integrado por Roberto Julio Naciff, Hugo Carlos Echegaray y María Paula Marisi optó por el criterio alternativo que sostiene que ya está contemplado al ser considerados organizadores.

Es por esto que, trascendió, el Ministerio Público esperará conocer los fundamentos del fallo para definir si va a casación.

Movimientos detectados

 

Para el traslado de la sustancia, parte del grupo delictivo utilizó un camión Mercedes Benz con semirremolque, que era conducido por Flores y Gatica.

El cargamento de 332 ladrillos de marihuana había sido colocado en el transporte tres días antes en Misiones y llegaba a la provincia escoltado por un Toyota Corolla en el que circulaban Ariel Villa, su padre, Tomás, y Reinaldo Romero.

El vehículo menor llegó primero a La Paz minutos después de las 2. Cuando lo requisaron, encontraron entre las pertenencias de los tres hombres que circulaban, $9.800 en billetes de distinta denominación, que estaban en un bolso negro. Una hora más tarde arribó el camión.

Durante una requisa, hallaron en la cabina una bolsa verde que contenía 27 envoltorios de marihuana.

El procedimiento se trasladó a la base del Escuadrón Núcleo Mendoza y allí detectaron, en el interior de las ruedas, 305 ladrillos más.

El peso total de la marihuana llegó a 317,891 kilogramos. Un hombre de apellido Migoni también fue acusado de ser parte de la organización. Hasta el día de hoy continúa con pedido de captura.