Estaciones sin combustible, colas y stock al límite en Oberá, no se aplican topes de carga todavía

OBERA. Largas colas en las estaciones de servicio para cargar combustible por la limitación en los cupos de abastecimiento de las petroleras. En la noche del viernes, tanto las Shell como el ACA (YPF) se quedaron sin combustible. La Axion del centro tenía casi una cuadra de cola, mientras que la rotonda eran menos los automovilistas esperando el surtidor.

No hay cupos ni límites de carga en estas dos estaciones que se mantienen con stock permanente, a diferencia de otras que ya han puesto un tope de 30 litros de carga por vehículo. No obstante advierten que la demanda es alta y están al límite.

Además, en la desesperación, automovilistas salen a cargar agotando las cisternas de las estaciones céntricas.

La imagen puede contener: automóvil, noche y exterior

ver.. Petroleras retacean abastecimiento: “Tenemos stock, estamos en situación crítica con el Euro y Diésel”

 

Esta semana, Luis Garay, responsable de la firma que representa localmente a Axión Energy (antes Esso) brindó precisiones a INFOBER sobre la situación actual y el retaceo de la petrolera norteamericana al igual que las restantes lo que está causando desabastecimiento en la provincia.

“Hay cupos de retiro, algo que no pasaba hace rato, en nuestro caso tenemos un cupo mensual que se divide en tres y cada 10 días nos van regulando, del uno al 10 tenés un cupo, del 10 al 20 y del 20 al 30 para que no te quedes sin cupo pero está bastante acotado” y explicó que estos se debe “al tema precios, con el aumento del crudo y del dólar, no les están cerrando a la petroleras y como no van a seguir trabajando a pérdida y saben que no pueden subir el precio, entonces recortan”…”llegaron a subir el precio tres veces en una semana, pero necesitan un aumento hace unos días atrás de un 30%, pero si aumentan 30 % vuela todo por los aires, entonces para no perder tanto dinero, producen lo mínimo, y la parte de industria está todo parado, para abastecer secaderos, aserraderos nos están dando un 20 % del volumen, lo que se ve en el consumidor final no es nada comparado con la parte industrial, pero por lo menos la gente de todos los días tiene para andar”.

 

Aseguró que en las dos Axión no llegaron a quedarse sin combustibles, “y sí ocurrió fue un par de horas”. “Tenemos un stock que vamos reponiendo, siempre trabajamos con los tanques llenos, desde que empezó esta crisis vamos bajando nuestro stock, este es el segundo mes y estamos en una situación crítica respecto al Euro y Diésel (500)”.

Días pasados, las estaciones de otras marcas decidieron no vender a la espera de la suba de precios. “Es que el margen es del 11% a 9 %, aumenta un 5 % y perdiste capital y cuando tenes que reponer el producto, tu plata vale mucho menos”. De todos modos afirmó que no es política de la empresa dejar de vender a la espera de subas en los precios e incluso mencionó que aún durante cortes de luz prolongados, continúan vendiendo abastecidos de electricidad mediante grupos electrógenos.

Mencionó que el 70 % del precio se va en impuestos, y comparó con Brasil donde hay menos impuestos sobre los combustibles y los márgenes de rentabilidad son mejores.

“Una estación de servicio que vende 80 mil litros por mes ya te permite vivir, acá hay que vender entre 250 y 300 mil litros por mes para cubrir costos y mantener abierto el negocio”.

 

En cuanto al retaceo, en el caso de Axión “toman el consumo del año anterior y te sacan un poquito”, además mencionó el problema de las cargas de combustibles en la planta (ubicada en Campana) donde últimamente dan “muchas vueltas” que parecerían intencionales para despachar la menor cantidad de combustible.

El panorama para el resto del año no sería alentador. Hasta diciembre seguirá esta situación, más aún si continúa subiendo el dólar y el petroleo según le anticiparon desde la petrolera. “Si no viene alguien con una varita mágica, esto no se va a resolver” manifestó Garay.

Por otro lado recomendó a la gente “no volverse loca y salir a llenar los tanques porque eso es peor”. “La gente tiene que seguir consumiendo lo mismo que ya venían consumiendo, o volverse loco e ir a la estación y llenar el tanque, porque eso hace que el impacto sea más fuerte, si la gente no se volviera local cada vez que ve un surtido y llena los tanques, no habría tanto desabastecimiento” analizó.