Oberá y una versión local del clásico del terror

OBERA. El miércoles a la noche, la sala Cine Incaa a cargo del municipio ofreció sin costo de entradas, un clásico del terror del año 1968. “La Noche de los Muertos Vivos”.

 

Paralelamente, el periodista Walter Anestiades (FM Oxigeno) trajo al 2018 una versión adaptada en una parábola de la vida cotidiana en esta ciudad.

SINOPSIS: Laura e Iván, son una joven pareja que vive en una casa IPRODHA, con termitas, en un barrio de Oberá. De pronto, tipo diez de la noche, una rama de pino cae sobre una línea de tensión y se corta la luz en toda la zona. Llaman a la cooperativa local, que presta el servicio, y les dicen que es culpa de la empresa provincial. A la hora, se les corta el agua. Salen a la calle, de tierra, pero son asaltados por el joven delincuente “Paraguay”, dejado libre por una jueza local por 43ª vez. Aún así, intentan llegar a su pequeño auto, donde intentan informarse por radio pero solo enganchan la señal de FM Integración, lo que sume a Laura en una profunda depresión. Iván, chofer de la empresa de colectivos obereña que le paga el medio aguinaldo de julio en octubre y el de diciembre en marzo, va a la estación de servicios a cargar nafta. Pero no le cargan, porque es de noche y esperan el nuevo aumento de los combustibles del día siguiente.Se dirigen a la autovía, donde son chocados al instante por un auto que iba a 130 km/h. Ilesos ellos pero casi destruido el vehículo, deciden ir a pie a la casa de la mamá de Laura, en el Barrio Caballeriza. La madre de Laura militó en el espacio político de Daniel Behler. Con esa clase de persona y en ese barrio deberán pasar el resto de la noche.