Fernández pidió ser recibido por los concejales para tratar el veto sobre la tarifa de colectivos

OBERA. El intendente Carlos Fernández mediante una nota, solicitó ser recibido en el Concejo Deliberante para tratar el veto al aumento de boleto en el transporte de pasajeros aprobado la semana anterior por 8 concejales fijando con tarjeta en 12,50 pesos y sin en 15,50 pesos basados en un estudio contratado por el cuerpo a la contadora Maira Carolina Steckler de Posadas (que costó 13 mil pesos) cuyos cálculos polinómicos arrojaron $15,74 el único sin tarjeta.

La nota dice que está a “su total predisposición a participar de una reunión como así también la del equipo técnico que compone las distintas dependencias del Ejecutivo involucradas en el análisis que fundamentó la Resolución 668 por medio de la cual se ejerció el derecho a veto sobre el valor del pasaje de colectivo urbano”.

“Entendiendo la necesidad de resolución del procedimiento legislativo con la mayor premura posible, dejo a su elevado criterio el lugar y horario en que considera correspondiente mantener una reunión”.

El jefe comunal insistió en que no se trata de imponer un valor desde el ejecutivo como se interpretó en años anteriores si no de aportar un estudio hecho por un equipo técnico del municipio con valores de 11,80 y 15 respectivamente, pero se enteraron del tratamiento y la aprobación el mismo día razón por la que recién el viernes ingresó por mesa de entradas del Concejo Deliberante dicho informe acompañando el veto.

Respecto a la posibilidad de un paro de choferes o alguna medida de fuerza similar por el retraso en la aplicación de la nueva tarifa, Fernández descartó y hasta aseguró que “podemos demostrar que la empresa Capital del Monte no tiene perdidas, sigue funcionando y recaudando” aseveró. Pero si la empresa no tiene pérdidas, ¿Por qué ambos estudios sugieren aumentar ahora entre 18 y 25 %?

Pero la disputa política entre el intendente y el presidente del Concejo Deliberante volvió a ponerse en evidencia, éste último que ya anunció su candidatura a ese cargo para el año próximo.

Ariel Chaves si bien reconoció que el ejecutivo por Carta Orgánica puede aportar un estudio de costos, sin decirlo lo planteó como una medida demagógica del intendente para dejarlos mal parados… “el estudio se contrató por iniciativa de sus concejales del oficialismo, a pedido de ellos” afirmó en declaraciones a la Radio refiriéndose a Luis Vitelli, Paula Reinoso y Valeria Benitez; asegurando que él tomo su decisión basado en ese estudio contratado que insistió es muy completo, aprovechando además para chicanearlo respecto a un pedido del ejecutivo de cerrar una calle en beneficio de un privado…”mañana cualquiera puede venir a pedir que se le de una calle” ejemplificó. Marcó su postura respecto a la tarifa del boleto que “yo voy a leer por respeto al intendente pero ya está”. El Concejo Deliberante ahora deberá votar si deja sin efecto lo aprobado días atrás o lo ratifica en una clara pulseada renovadora.