Reunión del Gobierno y petroleras para el que aumento de hasta 10% en los combustibles no sea este mes

ECONOMIA. En un intento porque las naftas no aumenten tras la devaluación, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, se reunió con los representantes de las petroleras.

La propuesta oficial busca que las empresas acepten recuperar en los próximos seis meses el aumento que no se aplicaría en este mes, ya que, como proyecta el Gobierno, la inflación iniciará un camino descendente.

Sin embargo, el incremento que experimentó el dólar en los últimos días generó presión sobre los valores de los combustibles, ya que el precio del petróleo depende de la cotización de la moneda estadounidense (esta semana escaló por encima de los 75 dólares el barril en el mercado internacional).

El presidente de la Asociación de estaciones de Servicios Independientes, Manuel García, reveló que las compañías dejaron trascender que esta semana se aplicaría un aumento de entre el 6 y el 10%.

Aranguren llegó a la reunión con dos realidades en su espalda. Por un lado, en una reunión del equipo económico, los ministros se mostraron satisfechos por la reacción del mercado ante las medidas tomadas para frenar la suba del dólar. Mientras tanto, Nicolás Dujovne había admitido que el alza en la moneda estadounidense se trasladaría a precios. Con ese panorama, el titular de Energía se sentó a negociar.

García sostuvo que los precios de los combustibles “valen el doble que en Estados Unidos, donde la nafta cuesta 60 centavos de dólar y en la Argentina vale 1,50 de dólar”.

Explicó que “la comparación con Chile y Uruguay, de que en la Argentina el precio es más barato que en Chile, Uruguay y Paraguay, no es válida, porque no son países productores y tienen que importar casi todo lo que consumen”.

A la hora de trabajar en el tema, Aranguren y las petroleras analizaron alternativas para no trasladar a precios la reciente devaluación de casi el 9%.

Las petroleras le plantearon a Aranguren que se permita una recomposición más tenue de la suba del tipo de cambio, para al menos cubrir el alza de costos.

En ese sentido, García recordó que si se autoriza el aumento “desde principio de año tendremos un alza por encima del 20% cuando la inflación en los primeros cinco meses del año estará rondando el 10%”.

En 2017, la suba del precio de las naftas estuvo por encima de la inflación ya que aumentó 32% contra un 25% del alza del costo de vida. Este año hubo ajustes en los combustibles en enero, febrero y abril y las las petroleras fundamentaron los ajustes en la devaluación del peso y un mayor costo del petróleo crudo. (TN)