Causas Rindfleisch: Tres personas reclamaron justicia contra la corrupción; el Juzgado Federal se declaró incompetente

OBERA. Unas tres personas se congregaron en el centro para marchar al juzgado de Instrucción Uno a cargo de la jueza Alba Kuzman de Gauchat para solicitar que avancen las causas de enriquecimiento ilícito y malversación de fondos que pesan sobre el ex intendente Ewaldo Rindfleich, denunciadas en 2015. En el camino se sumó un cuarto ciudadano.

La convocatoria fue hecha por en denunciante en las causas, Ramón Escobar a la que se sumó el candidato a Defensor del Pueblo, Miguel Angel Morales que en silla de ruedas, a diferencia de miles de obereños que pueden caminar, correr y hasta hacen maratones pero no estuvieron; se sumó al trayecto de diez cuadras que separan el Reloj del Sol de la sede judicial en avenida 25 de Mayo.

Escobar fue atendido por el secretario de la jueza, Eugenio Bertoncini quien nada más informó que la magistrada sigue de licencia hasta el 25 de este mes inclusive a raíz de un accidente frente al Juzgado, donde se cayó en la vereda lastimándose el brazo. El juzgado actualmente está siendo subrogado por el juez Horacio Alarcón (de Instrucción 2) que ya se había inhibido en una de estas causas, por lo tanto el expediente no tiene ningún avance, y menos sin presión popular.

Por otro lado, Escobar también había hecho la misma denuncia de malversación de fondos públicos en el fuero Federal en 2016, más precisamente en los Tribunales de Comodoro Py por tratarse de recursos que llegaron de Nación a través del extinto Ministerio de Planificación Federal, para obras en Plaza Malvinas, el paseo Sendero del Inmigrante, la plaza Boca, entre otras que no se hicieron o fue a medias y el dinero literalmente desapareció.

La causa cayó en manos del Juez Marcelo Di Giorgi, quien envió el expediente al Juzgado Federal de Oberá, a cargo de Luis Casal. Hace unos tres meses, Casal se declaró incompetente en la causa y lo mandó al mismo juzgado donde ya se instruye lentamente la causa por enriquecimiento del mismo denunciado y su entorno, es decir, a manos de la jueza Gauchat, quien debe decidir si toma el caso o se inhibe. De hacerlo, y dado que Alarcón ya se había inhibido en la causa por enriquecimiento sosteniendo la de malversación, podría terminar la causa que comenzó en Comodo Py, en el Juzgado de Instrucción Tres en San Vicente.

En este punto, Escobar manifestó un poco con sorna al ver la lentitud del proceso “tendremos que marchar hasta San Vicente”.

La marcha fue en el marco de la convocatoria nacional por justicia el 12 de Abril denominada “12A Sin Justicia no hay República” con convocatorias en todo el país rechazando la impunidad de los corruptos, particularmente de la “Década ganada”.

 

Escobar además volvió a consultar en la Fiscalía días atrás por el avance de las causas “Hoy estuve con Silke y me dijo que están buscando peritos para las obras inconclusas de Rindfleisch” contó. Sin embargo, tanto la obra en plaza Malvinas como Sendero del Inmigrante, ambas denunciadas por presunta malversación, ya habían sido peritadas por orden de ella y cuando pasó al Juzgado de Instrucción Dos, en octubre de 2016, se pidió un segundo peritaje a la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (SAIC). En el caso de la plaza, la actual gestión ya construyó encima… ¿Qué van a peritar ahora?.

“Esto es una verdadera joda” calificó Escobar “Según ella, no tiene ningún informe, nos están tomando por retrasados mentales” expresó.

El 7 de agosto pasado, un grupo de ciudadanos encabezados por el denunciante Ramón Escobar (unos 40) caminó desde la Plaza de la Equidad, pasando primero por el Juzgado de Instrucción 2, a cargo del Juez Horacio Alarcón para luego llegar hasta el Instrucción 1, en la avenida 25 de Mayo, donde una comisión y tres periodistas fueron recibidos por la Jueza Alba Kusman de Gauchat para reclamar celeridad en las causas de malversación de fondos públicos y enriquecimiento ilícito que involucran al intendente Ewaldo Rindfleisch y su entorno.

La magistrada, que tiene la causa por presunto enriquecimiento ilícito tanto del ex intendente, su actual esposa Nory Eitchel, también en la función pública provincial, su hermano Víctor Rindfleisch y su ex esposa Mónica Montoya, empleada municipal.