EMSA se comprometió a poner en marcha la línea Oberá 2 pero dependerá de la vieja 132 Kv que está al limite

OBERA. Tras la reunión en las instalaciones de la CELO con el Presidente de EMSA, Guillermo Aicheler, varios intendentes hicieron declaraciones, entre ellos el renovador Rosendo Fuchs, jefe comunal de Panambí, una de las localidades más afectadas por las frecuentes interrupciones de energía ya que posee un importante número de aserraderos funcionando en la localidad. Cabe recordar que, su antecesor, viejo renovador Joaquin “Yiyi” Olivera además fue diputado por el mismo partido y nada hizo por la línea 132 Kv II que, debió hacerse hace no menos de una década pero Carlos Rovira eligió dar prioridad a otros curros.

Fuchs contó que en la reunión mantenida el martes, el nuevo titular de EMSA se comprometió a trabajar los próximos seis meses para la puesta en marcha nuevamente de la línea Oberá II para “alivianar la carga a Campo Viera, y solucionar los cortes de todos los días en Panambí, Oberá y Alberdi. Quitarle un poco de carga a las otras líneas para que la zona centro pueda funcionar” afirmó.

Desde la CELO explicaron que la línea Oberá II es una derivación que se hizo desde la línea 132Kv Roca-Tres Esquinas hacia la estación nueva que se construye en el km 13 de la Ruta 14 (pasando el camping Santa Rita). Dicha estación es denominada Oberá 2, y la derivación (hecha a la altura del basurero municipal y pasando por Guayavera) fue provisoria solamente para proveer de energía a la estación en construcción, no fue definitiva. La misma permitió aliviar la carga, razón por la que los intendentes piden que se la vuelva poner en marcha. Además, esta posee interruptores nuevos a diferencia de Tres Esquinas, por lo que presenta menos fallas.

No obstante, los ingenieros de la CELO reconocieron que la puesta en marcha de Oberá 2 no soluciona el problema ya que se alimentará de la vieja 132 Kv que está al limite en su carga. En realidad, fue pensada para operar con la nueva línea 132 Kv II por Alem, licitada en mayo de 2015 y que poco avanzó desde entonces.

Aicheler es conocido como “un polaco duro” que aplicó políticas rigurosas y así enderezó la cooperativa de Montecarlo indicaron fuentes cercanas a este medio. Voces internas aseguran que, la visita no fue aislada, si no un disciplinamiento para que todas las cooperativas hagan lo propio y dejen de ser deficitarias en muy corto y así lograr que EMSA deje de serlo en 2019.

Hace poco, el ministerio de energía de Misiones, Sergio Lanziani acordó con el Banco de Comercio Exterior Chino que financiaría un plan de redes de transmisión de energía 20 años por 600 millones de dólares, pero esto implica un ordenamiento de las deficitarias cooperativas que adeudan más de 400 millones a la distribuidora estatal. Incluso, aquellas que no se alineen a la rigurosidad de Aicheler y continúen generando deudas mes a mes con EMSA, sufrirán cortes de energía (más de los actuales) como pena, y esto significa bajar la cantidad de empleados/ñoquis que, en el caso de la CELO, insumen el 77 % de los costos totales.