SAN VICENTE. Sucedió el viernes pasado alrededor de las 6, en el barrio Jardín donde funciona la Comisaría de la Mujer de la UR-VIII.

En el lugar se encontraba la propietaria, de 75 años, y sus dos hijas, de entre 40 y 50. Al parecer, una de ellas fue sorprendida por una encapuchada en el pasillo. Esta gritó y pidió auxilio a las otras dos mujeres que intentaron reducir a la delincuente, quien extrajo su pistola, apuntó al rostro a una de las víctimas y disparó dos veces sin acertar. Luego se fugó pero, las llaves de su moto habían quedado en la escena, lo que delató su identidad como integrante de la policía; además de las imágenes de la cámara de seguridad de la Comisaría de la Mujer donde se la ve llegar.

Fue detenida minutos después por efectivos de Investigaciones de la UR-VIII, a disposición del magistrado Gerardo Casco, titular del Juzgado de Instrucción 3; mientras que su pareja, un suboficial con prestación de servicios en la propia UR-VIII, fue pasado a situación pasiva hasta tanto se establezca el grado de participación en el hecho.