OBERA. Hace seis años que los alumnos y docentes de la Escuela 927 de Villa Stemberg (Barrio 180 viviendas) , esperan por una corrección en la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante en mayo del 2011 y promulgada por el Ejecutivo en junio de ese mismo año, por el cual se dona al Ministerio de Educación los terrenos donde está emplazada precariamente la institución. La actual escuelita obereña es de madera, pertenecía a una vieja institución de Panambí, que fue trasladada por la propia directora con ayuda de vecinos del lugar. Las tareas de mantenimiento se logran con aportes de los docentes. Ahora un particular está comprometido con la construcción pero falta que los concejales obereños corrijan un pequeño error en el número de lote para que todo se ponga en marcha.

Lo real es que el Concejo Deliberante de Oberá aprobó la donación de un terreno, pero con el mencionado error en el número de lote. Sin esa corrección, no puede ser construido el nuevo edificio para la institución educativa que tiene 16 docentes y alberga a más de 200 alumnos. En mayo de éste año, la directora del establecimiento, Mirta Abreu, insistió con el pedido al actual deliberativo, al que ya había acudido en el 2016. La directora de la Escuela 927, Mirta Abreu indicó a medios que nuevamente fue al Concejo obereño y “salí muy mal. Debe ser la quinta vez que fui en este año. Cuando me dijeron que no había nada, ninguna novedad y Ariel Chaves (Presidente del Concejo, hoy a cargo de la intendencia) no me pudo atender, reaccioné mal. Reconozco que estoy agotada con el tema, estoy angustiada, mal. Estoy de licencia porque la verdad me afecta mucho esto, ya no se qué tengo que hacer”.